martes, 11 de julio de 2017

Una visita a la Colonia Güell

Invitados por Barcelona és molt més varios socios de Barcelona Travel Bloggers fuimos a conocer la Colonia Güell dentro del marco en el que están promocionando #CostaBarcelonaWeek

Exterior de la Cripta
Esta colonia Industrial que fue propiedad de Eusebi Güell, alberga uno de los tesoros de Antoni Gaudí, la Cripta. La única pega es que no está acabada. En esta construcción se pueden apreciar todas las técnicas innovadoras de este genio de la arquitectura.

Interior
La Colonia Güell no es solo la Cripta a simple vista parece un pequeño pueblo, este tipo de núcleos se construían para que los trabajadores los cuales dedicaban la mayor parte de su tiempo a trabajar en la fábrica que hay allí estuvieran más cerca de estas y también para estar lejos de los movimientos sindicales que afloraban en las grandes ciudades.

Las tranquilas calles de la Colonia
La diferencia de esta respecto a otras colonias, es que Eusebi Güell procuró que los trabajadores tuvieran mejoras sociales, además de equipamientos culturales y no solo Gaudí intervino arquitectónicamente en la Colonia si no que otros maestros también colaboraron con su aportación en hacer que la Colonia tenga su propia identidad.

Escuela y casa del maestro
Como es un jueves el paseo por las calles es muy tranquilo, así que después de disfrutar de la espectacular cripta, hacemos un recorrido por los diferentes edificios singulares de la Colonia, Ca LÓrdal, Ca LÉspinal, La escuela y casa del maestro, etc…


Una vez disfrutado de este paseo nos esperaban en frente de la oficina turística junto a otros bloggers de fuera del país para participar en un taller de trencadís. Así pudimos conocer con más o menos pericia la técnica que utilizó Gaudí en sus obras de arte, curioso y divertido, pasamos un buen rato asesorados por el personal que nos guiaba para acabar nuestras creaciones.

Todo preparado para el taller de trencadís
Para concluir esta visita tan interesante nos habían preparado una sorpresa gastronómica de la mano de Cal Mingo de Viladecans, todo con productos de proximidad, entre los deliciosos bocados estaba la bomba de cerezas, una bola de chocolate que cuando la rompías en la boca el líquido del interior inundaba la boca a cereza, ¡buenísimo!

Creaciones de Cal Mingo

Hay un patrimonio fuera de la ciudad de Barcelona por descubrir, hasta la Colonia Güell se puede ir en coche, pero si prefierís dejarlo en casa podeís acercaros en tren y pasar el día aquí en familia. Si necesitáis más información para realizar la visita os dejamos el link de la web: