domingo, 10 de octubre de 2010

Vietnam. Kenh Ga y Cuc Phuong sin turistas

Otro día más en Vietnam, hoy nos hemos levantado más o menos temprano, sobre todo condicionados por la mujer que nos alquila las motos, ya que la mujer abre a las 8h de la mañana, así que después de desayunar, hoy no había mucha gente, hemos salido hacia el alquiler de las motos y de paso hemos cambiado más pasta por si en Sa Pa no hay donde hacerlo. Le hemos dicho que nos consiguiera  los billetes de tren para ir a Hanoi y de ahí a Sa Pa, ya que dice que también los consigue ella, luego os cuento.

Echo de menos los cafés de la Tasca D'En Joan
 Una vez en nuestra Harley Davidson y con nuestro bozales puestos para no tragar arena y humos, hemos puesto rumbo hacía Kenh Ga, un pueblo que vive en el río y de él, he dicho bien en el río, hay personas que viven en casas en las orillas, pero hay otras que no tienen tantos recursos y viven en pequeñas barcas cubiertas.
Hemos ido por una carretera secundaria después de salir de Ninh Binh y aquí Elena se ha atrevido a llevar la moto, ya que era una carretera sin apenas tráfico y poco a poco hemos ido remontando el río hasta que hemos llegado al embarcadero para hacer la ruta por el mismo, nos ha llevado una mujer muy amable que sonreía continuamente, incluso dejaba que fuese mas lenta la embarcación para que pudiéramos hacer las fotos, la pobre no paraba de levantar el pie porque no dejábamos de disparar, los niños sobre todo nos saludaban y la gente mucha nos sonreía. En un momento de la ruta, la mujer le ha dicho a Elena que se pusiese a los mandos, justo antes de intercambiarnos las cámaras entre nosotros, que suerte tengo, Elena no lo hacía nada mal, pronto podrá llevar grandes navíos. Después de aproximadamente 1h hemos vuelto al embarcadero y nos hemos quedado a comer en la casa de esta gente que es donde tienen la taquilla y un modesto restaurante.
Bien equipados para ir en moto
Mientras comíamos hemos pasado la foto de la cámara a una mini impresora que llevamos y le hemos impreso la foto a la señora para regalársela y cuando lo hemos hecho nos ha devuelto una gran sonrisa, se ha puesto a comer y no la soltaba para nada.
Después de comer hemos continuado la ruta para ir hasta el parque nacional de Cuc Phuong, nos ha costado llegar, ya que no hay muchas indicaciones, pero después de equivocarnos un par de veces y preguntar hemos conseguido llegar con la moto rompeculos, es la moto mas incómoda del mundo para hacer distancias largas, desde Ninh Binh hasta aquí hay unos 43kms pero parece que hayamos hecho 300 encima de un palo.
¡Que peligro!
 Después de pasar por taquilla, hemos visitado un centro que tienen para la recuperación de primates  en peligro de extinción que recibe ayudas del zoológico de Frankfurt y en donde se dedican a ayudar a diferentes especies que en algunos casos provienen del tráfico ilegal para poder reintroducirlos, muy interesante.
También hemos visitado otro centro que se dedica a la recuperación de tortugas, con el mismo objetivo, en los dos casos nos ha acompañado un guía muy amable, el cual nos iba dando datos de como realizaban este trabajo.

Mujer cortando carne
 Ante el calor que hace aquí, hemos hecho una pausa para tomar unas cocacolas bastante fresquitas y hemos entrado en el parque, es increíble la cantidad de vegetación que hay y la gran cantidad de mariposas de diferentes especies y a cual mas bonita, parecíamos dos tontos detrás de ellas para hacerles una foto.

Mariposa en Cuc Phuong
 Ya nos quedaba poco tiempo para quedarnos sin buena luz, por lo que hicimos una visita a una cueva en la que encontraron restos con 7500 años de antigüedad, solo está la cueva vacía, lo más interesante es el camino que hay hacia la cueva.
Después de esto ya solo nos toca volver al hotel, no hay tiempo para mas, así que nos subimos en la rompeculos y salimos con destino hacia la ducha, ya que hoy hemos sudado de lo lindo, la vuelta ha resultado ser de lo más interesante, a parte de la gran cantidad de insectos que te tropiezas, hay que sumarle, la gente que se incorpora a la carretera sin mirar, los que cruzan, los coches, camiones y autobuses que te pitan para que te apartes, como se nos ha hecho de noche, muchos ponen las luces largas, ya que la carretera no está iluminada y para rematar está el constante humo en suspensión de toda la gente que quema rastrojos, por eso en muchas fotos de paisajes sale esa neblina, así que ha sido una aventura llegar a Ninh Binh.

Camino hacia la cueva
 Para rematar cuando hemos llegado, la mujer de Indochina Travel que se supone nos tenía que coger los billetes de tren, no lo ha hecho, resulta que nosotros debíamos haber ido a la estación a por el billete desde aquí a Hanoi, nosotros le debíamos decir a ella que vagón teníamos y en Hanoi nos recogía un "agente" que nos llevaba hasta la vía desde donde sale el tren a Sa Pa.

Como no entendíamos porque debíamos pagar 500.000VND por billete solo para acercarnos a nuestra vía, le hemos dicho que nos buscábamos la vida, así que nos hemos acercado a la estación en la cual no había nadie en las taquillas, después de esperar un rato, ha entrado un hombre vestido con la ropa de la compañía de trenes que ni nos ha mirado, le hemos seguido y le hemos explicado lo que queríamos, nos ha entendido, ya que se lo ha explicado a otro que habia allí, así que como no nos hacían caso, se ha levantado el otro y sin decir nada se ha ido, también le hemos seguido y de manera sorprendente lo que ha hecho es pasarle el muerto a una mujer que ha venido en pijama, aquí ir en pijama por la calle es normal, no hablaba inglés por lo que como hemos podido ha explicado que el taquillero hasta las 20:30 no venía, por lo que hemos optado por venir por la mañana y comprarlo, que por hoy ya tenemos bastante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario