viernes, 8 de octubre de 2010

Vietnam. Mañana Agitada en Cat Ba

Hoy me he despertado insultantemente pronto, a las 6h de la mañana, aquí a esa hora parecen las 11h, el sol ya está arriba, pero madrugar tiene sus ventajas, como había más luz que ayer, ya que hoy ni siquiera parecía que iba a llover, he dejado a Elena sobando y he bajado a la bahía para hacer fotos, mientras estaba a mi rollo fotografiando el ir y venir de unas barcas pequeñas que traen y llevan a numerosas personas de los barcos pesqueros y de los que viven en las casas flotantes, se me ha acercado un tipo ofreciéndome un paseo en barca con una de las remeras por entre los barcos a cambio de un poco de pasta y claro como me voy a negar, así que me he ido a la barca de cabeza y amablemente la mujer vietnamita me ha llevado lentamente entre los barcos donde había bastante actividad. 

Mujer Lavando
 De vez en cuando alguien saludaba o me pedía que le hiciese una foto o mi taxista me pedía ver la que acababa de hacer, entre foto y foto iba recordando que Elena me iba a odiar cuando viese las fotos ya que esto le alucinaría.

Chico fumando
 Cuando hemos vuelto a tierra firme y me he despedido de la simpática mujer, me he quedado con una de esas experiencias que pocas veces se presentan cuando vas a hacer fotos, posiblemente no haya sido el único, pero por un momento he tenido una sensación increíble.

Mi taxista de agua
Cuando he llegado al hotel he despertado a Elena explicándole lo sucedido, como era de preveer se ha quedado a cuadros, por lo que la he animado a bajar, aún teníamos 1h hasta que pasase el autobús que teníamos que coger, así que un poco nerviosa se ha vestido y ha salido por patas para poder hacer su vuelta entre los pesqueros.  

El besucón es el de la derecha
Su vuelta ha sido diferente, le ha ofrecido el tema un vietnamita con una barca a motor, el cual iba un poco de listo, le ha dado la vuelta entre los barcos y le ha mostrado una de las casas flotantes, en donde la han invitado a té, le ha pedido que le diese un beso en la mejilla y luego pretendía otro en la boca, pero Elena le ha parado los pies. Luego mientras volvían a puerto se ha enredado la barca con una cuerda y otra persona se ha tenido que tirar al agua para liberarla, todo esto mientras se nos echaba la hora encima y los dos nerviosos, una porque parecía que no iban a llegar a tiempo y yo porque no sabía cuanto le quedaba, pero al final ha llegado poco antes de llegar el bus y me ha contado la movida.

Pescador en su barco
Pues otra vez nos hemos puesto en ruta, el autobús nos ha llevado de vuelta a otro muelle de la isla para zarpar en otro ferry diferente al que cogimos el otro día, en este subían hasta motos, el cual nos ha llevado a otro minibus, que nos ha dejado en la estación de buses de Haipong, donde pensábamos que íbamos a otro más grande y cómodo, pero no, más pequeño y hecho polvo, por lo menos tenía aire acondicionado, porque hoy pica bastante el sol, así que pitando como siempre y cuando digo pitando es literalmente, aquí se toca el claxon hasta para pestañear hemos puesto rumbo hacia Ninh Binh, en resumen que para venir de Cat Ba aquí que serán unos 150kms, hemos tardado unas 6 horas las últimas 3 en el minibus, tenía las piernas más agarrotadas que las de pinocho.

Desde el minibus
 El hotel no está mal, la ciudad no tiene nada interesante, pero está al lado de un parque natural y de algunos sitios bastante interesantes, pero de eso ya hablaremos mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario