lunes, 15 de noviembre de 2010

Turquía, la ida.

En el año 2009 decidimos viajar a Turquía, un país por el que sentíamos curiosidad y teníamos muchas ganas de conocer, por lo que en septiembre de 2009 pusimos rumbo a ese gran país, esta vez acompañados por nuestra amiga Nuria.

Haciendo escala en Praga
A las 5 de la mañana apareció nuestro taxi con puntualidad británica, para llevarnos al aeropuerto, el sueño se nos pasó de golpe cuando casi nos damos una torta con otra conductora que decidió hacer la rotonda de plaza España por el exterior y también aderezado por nuestro taxista que era como un adolescente pero de 50 y pico, el cual a partir de ahí nos empezó a contar sus aventuras, las cuales eran algunas de ellas algo violentas, peleándose con otros conductores, echando coches fuera de la calzada, un peligro según sus historias. Por suerte nos dejó sanos y salvos en la terminal antigua de El Prat, ya que por esa época estaban trasladando todo a la nueva y aquí ya casi no quedaba nada.

Mujer rezando en la mezquita azul
Embarcamos puntuales, no esperábamos menos a esas horas, en esta ocasión íbamos a hacer escala en Praga, volábamos con Czech airlines, bastante amables y buen servicio, en Praga subimos al siguiente vuelo hacia nuestro destino sin problemas. No he comentado que Nuria iba a realizar el mismo trayecto pero llegaría el día 5, ya que no pudimos viajar todos juntos.
Ya en Estambul y después de pagar los 15€ de tasas y coger nuestras mochilas plastificadas, cambiamos dinero.

Mujeres haciendo creps
 El aeropuerto está muy bien comunicado, hay servicio de metro desde la misma terminal, es genial. No va directo al centro, así que tuvimos que hacer transbordo al tranvía en la estación de Zeytinburnu. Tuvimos la suerte de comprobar que era hora punta, ya que íbamos como sardinas y para animarlo mas íbamos con los mochilotes, lo cual complicó algo más la salida del vagón en la estación de Sultanahmet. Solo en este desplazamiento pudimos hacernos una ligera de idea de que estábamos en una ciudad bastante grande.

Mezquita nueva
 Una vez ubicados en el plano, fuimos directos al albergue, que está muy cerca de la Mezquita azul y de Santa Sofia, las cuales ya pudimos apreciar un poco de camino a nuestra casa temporal. 
El hostal está bastante bien, es de habitaciones compartidas con más guiris, se llama Istanbul Hostel, el precio no me acuerdo, pero no era caro y el desayuno está incluido, además desde la terraza del hostel, hay unas vistas impresionantes del Bósforo y se ve Santa Sofía.
Después de dejar nuestras cosas, nos dedicamos a dar una vuelta por la zona para investigar y comer nuestro primer kebap en Turquía. También probamos el famoso té de manzana y estaba muy rico.
De momento las sensaciones eran muy buenas, la gente agradable y todo era bastante bonito, eso sí estábamos en la zona turística de la ciudad

Tranvía con Santa Sofía al fondo
Como estábamos cansados del madrugón y del viaje decidimos dar una vuelta por las mezquitas para irnos a dormir.

Quim fotografiando Santa Sofía

2 comentarios:

  1. Hola pareja. Si ya estaba disfrutando hasta ahora de vuestro blog, con este viaje más aun. El 1 de diciembre me voy a Turquía 12 días, y cualquier información me va a venir de perlas. Espero ansioso más posts. Un saludo desde las Rías Baixas.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Manu. Nos alegra mucho que te guste el blog. Intentaremos poner la máxima información sobre Turquía, y si tienes cualquier consulta no dudes en escribirnos por aquí o por mail...
    Un saludo

    ResponderEliminar