jueves, 10 de marzo de 2011

Turquía. Nos vamos de Geyikbayiri hacia Malatya y Monte Nemrut

Por la mañana, después de desayunar nos llevamos una desagradable sorpresa cuando íbamos a pagar, resulta que la dueña de la ecofarm, cuando le dio los precios de la estancia a Roger y Jaume, se lo estaba diciendo en dolares, cosa que no especificó y que como es lógico en toda Turquía nadie nos había dicho los precios en dolares, siempre en liras, cuando le decíamos que no era lógico y que si realmente los precios los da siempre en dólares lo debe dejar claro desde el principio, la lista no bajaba del burro y como era temprano no teníamos ganas de violencia, pero cabrea bastante cuando te timan, por lo que siempre aseguraros en que moneda os dan los precios cuando viajéis, aquí bajamos la guardia.

Ancianos en Malatya
Unos alemanes que también se hospedaban en la timofarm se ofrecieron a bajarnos al camping Josito, ya que ellos también iban a escalar, desde el camping se ven las zonas de escalada y tienen muy buena pinta y el ambiente no está mal. Después de tomar un café, nos despedimos de Jaume y Roger, ya que ellos se quedaban para seguir escalando, pero nosotros queríamos continuar el viaje.

Nos pusimos a hacer autostop y al tercer coche se pararon unos abueletes muy majos que iban cargados hasta arriba y nos hicieron un hueco en el interior, nos llevaron hasta Antalya y nos dejaron en la parada del bus 93 que nos conducía hasta la Otogar. Aquí compramos los billetes para Konya, que como no, se paraba cada dos por tres a recoger gente, ¡para que existe la estación de autobuses!.

Zapatero trabajando en Malatya
Durante el trayecto nos paró el ejercito y nos cogieron la documentación a todos los pasajeros para comprobarla. Una vez en Konya nos subimos al tranvía como nos aconsejaron Jordi y Mari para ir hasta la estación de tren, después de dar mil vueltas y preguntar a diferentes turcos, nos dimos cuenta en nuestro mini mapa que no aparecen todas las calles, nos estábamos volviendo locos y encima en la estación nos dijeron que no llegaba el tren hasta Malatya, de vuelta a la Otogar divisamos un dolmus, bueno Nuri, sin Elena somos 2 miopes en apuros, tuvimos la suerte de comprobar dos cosas, que iba hasta la Otogar y que era el dolmus mas lento de Turquía, nos adelantaba todo el mundo.

Compramos los billetes para Malatya, nos los querían vender más caros, pero como vieron que no colaba, se tuvieron que resignar y cobrarnos el precio normal, así que una vez en el bus, nos dispusimos a pasar la noche como pudimos.

Hotel en el Monte Nemrut
Por fin en Malatya, llegamos bastante cansados y una vez bajamos del bus no nos asaltó nadie ofreciéndonos, taxis, billetes para otro sitio, alojamiento, etc... se nota que ya no es tan turística esta zona.

Las calles son igual de caóticas, pero después de preguntar nos subimos al dolmus que nos dejaba en el centro, una vez allí, como teníamos hambre buscamos donde desayunar, para después acercarnos a información turística donde conocimos a Kemal, un hombre muy simpatico que nos mostró una reseña de él en la Lonely planet, nos ofreció un tour al monte Nemrut por 90YTL, desplazamiento, alojamiento, cena y desayuno, así después de comprobar que el alquiler de los coches es caro para dos personas, volvimos y aceptamos.

Vista desde el Monte Nemrut, con el hotel por ahí en medio.
Nos dijo que dejásemos las mochilas al lado de información en la terraza de un bar, ante nuestra desconfianza nos aseguró que no iba a pasar nada, que allí todo el mundo le conoce, confiamos en él y allí las dejamos, pesan un güevo. Como teníamos que hacer tiempo hasta las 12h que es cuando nos llevaban al monte Nemrut, nos acercamos a la parte vieja para hacer fotos, en el mercado hay una zona que se llama el mercado del albaricoque y estaba lleno de paradas con frutos secos, pasas y la especialidad, el albaricoque tal como anuncia el nombre del mercado. La gente es muy simpática y no pone ningún problema cuando ven la cámara.

Hacia las 12h ya estábamos otra vez en la plaza y junto con un japonés nos subieron a una furgoneta para ir a nuestro destino, atravesando montañas y montañas durante tres horitas. El hotel está en medio de la nada y nos dieron una habitación a cada uno, allí había también una familia griega.

Nuri y el japo viendo el atardecer en el Monte Nemrut
 Nos acercaron al famoso monte Nemrut que está al lado para ver la puesta de sol, el sitio es increíble y cuando ves las estatutas y que alrededor no hay nada aún parece más asombroso, al principio estábamos casi solos, pero al cabo de nada y cuando rodeamos la cima, nos dimos cuenta que hay una carretera asfaltada que llega casi hasta donde estábamos y empezaron a llegar turistas que venían todos juntos, por lo que el encanto se rompió y acabamos rodeados por unos 30 ó 40 turistas.

Cabeza de piedra en el Monte Nemrut
Después de disfrutar de la puesta de sol, volvimos al hotel y allí nos pusieron la cena a las 19:30, ya que nos iban a levantar a las 5:30 para ver la puesta de sol.

No hay comentarios:

Publicar un comentario