miércoles, 1 de febrero de 2012

Otro día lluvioso en Menorca

Con toda la tranquilidad del mundo nos levantamos el domingo, unas duchitas, desayuno y rumbo a nuestra ruta del día. La pena es que un fin de semana da para muy poco, pero bueno algo es algo y estábamos dispuestos a sacar partido hasta el último minuto.

Nuestros anfitriones habían preparado una rutilla que empezaba en el faro de Punta Nati y con toda la suerte del mundo el tiempo nos dio una tregua y salió el sol justo para que pudiéramos hacer unas fotos con el faro iluminado y el cielo negro por la que se avecinaba.  Así que dimos una vuelta por la zona e incluso hice un  intento de fotografiar unas ovejas, que lógicamente huían de mi y cuando me di cuenta estaba bastante lejos del resto, pero bueno había que intentarlo.

Faro de Punta Nati.
Junto al faro hay un par de baterías construídas durante la Guerra Civil, están en bastante buen estado de modo que no hay que dejarle mucho a la imaginación. El buen tiempo duró poco, y el viento cada vez era más fuerte así que volvimos al coche dispuestos a continuar nuestro camino.

Tras el faro de Punta Nati, nos acercamos al de Cap d'Artrutx. Este sí está habitado por lo que entrar se hace del todo imposible y como el tiempo de nuevo se había puesto tonto la verdad es que solo hicimos un par de fotos y decidimos ir a comer.

Olas rompiendo en Punta Nati.
El pueblo elegido para la comida fue Es Mercadal. Según vas llegado ya ves un gran molino que hoy en día es un restaurante y ese era nuestro destino, el restaurante Molí d'es Racó. Comimos del menú y no estuvo mal, desde luego no nos quedamos con hambre ya que ponen mucha cantidad y el servicio fue muy bueno. Mientras comíamos en la terraza cerrada pudimos ver y escuchar como granizaba...a estas alturas solo nos faltaba la nieve, suerte que eso no llegó.

Albert, Lin y Quim en las baterías de la Guerra Civil.
Cerca del pueblo está la montaña más alta de Menorca, El Toro de 357m, así que allá fuimos. Tengo que decir que mi estómago estaba rarillo y me había mareado en el camino de ida, así que con el permiso de Lin ocupé el asiento delantero y desde allí pude disfrutar de la ascensión.

En la cima como era de esperar muchísimo viento y frío, pero la recompensa fueron unas vistas muy chulas con arcoiris incluído así que mereció la pena. Nos contaron que con buen tiempo se ve toda la isla, no tuvimos ese buen tiempo pero aun así la vista es espectacular y con lo verde que está Menorca en esta época la verdad es que fue una pasada.

Faro del Cap d'Artrutx
Nuestro siguiente destino otro faro, esta vez el del Cap de Favàritx. A mi fue el que más me gustó, no se si por el mal tiempo que hacía ya que cuando llegamos llovía bastante y le daba un aspecto muy salvaje o por el enclave rodeado de agua y de rocas de pizarra que se levantan alrededor y hacen que sea aún más bonito. El caso es que pese a empaparnos, si hubiera dependido de mi me habría quedado mucho más tiempo haciendo fotos y disfrutando de la naturaleza en estado puro, pero en estas locuras mías tampoco puedo arrastrar a los demás, así que me conformé con unas cuantas fotos y un ratito luchando para no volarnos y de nuevo al coche ya rumbo a Mao.

Vista desde El Toro.
La idea era pasear por el casco viejo de Mao, pero el tiempo ya no nos daba tregua y llovía bastante así que nos limitamos a buscar un bar donde calentarnos. De nuevo misión imposible, domingo por la tarde y todos los bares cerrados así que terminamos en el bar de la bolera, el único abierto donde poder tomar algo tranquilamente.

Faro del Cap de Favàritx.
Lo bueno se acaba pronto y al final este viaje ha sido una pequeña pincelada de lo que nos espera cuando volvamos. No se cuando será pero la verdad es que ganas no nos faltan, eso sí, esperemos que con un poco de mejor tiempo!