miércoles, 26 de septiembre de 2012

Día entretenido en Istria


Anoche como buenos guiris que estamos hechos nos fuimos a dormir bastante pronto, rozando lo vergonzoso pero así es, a las 22,30h ya no podíamos más.  Nos hacemos mayores…

El caso es que pensábamos que así madrugaríamos más, pero una noche con la irrupción de un gato y un puerco espín (o eso creí ver a esas horas) en el avancé de la tienda, hicieron que nuestro gran madrugón haya sido a las 9,30h…mal mal mal, para unos fotógrafos que buscan tener buena luz, pero bueno así somos.

Anfiteatro romano en Pula.
 Hoy el recorrido prometía, hemos elegido varios sitios en la provincia de Istria, empezando por Bale, de ahí a Pula y luego a la zona  del parque Kamenjak.
Bale es un pueblo medieval que nos ha gustado mucho. Un ratito en coche y apareces en un pueblo super tranquilo donde parecíamos ser los únicos turistas del pueblo, en temporada alta imaginamos que no será igual. El caso es que paseando hemos llegado a la iglesia del pueblo y bordeándola a una zona que conserva restos arqueológicos y por los que hemos pagado 10 HRK cada uno. Así por las calles empedradas y con un ambiente idílico hemos seguido el paseo un rato hasta que no quedaba mucho más que ver, además de gatos eso sí, que ¡aquí están por todas partes!

Curioso tiesto en Bale.
 De nuevo al coche y ruta hasta Pula. Quim tenía muchas ganas de ir porque tiene un anfiteatro romano que la verdad es que está muy bien conservado, 40 HRK cada entrada y oh sorpresa, estaban preparando lo que creemos que es el festival de cine de la localidad, por lo que había un montón de cosas por medio y obreros trabajando…que manía con no avisar de estas cosas, en Santa Sofía nos pasó lo mismo, aunque allí fue peor que la entrada sí que era una pasta! El caso es que yo quería currarme una panorámica circular (para ser la envidia de mis alumnos) desde el centro, pero así era imposible. De modo que nos hemos tenido que conformar con el resto, es realmente impresionante.

Restos arqueológicos en Bale.
 Hemos continuado nuestro paseo por la ciudad, el centro es bonito con calles empedradas pero la verdad es que exceptuando un par de cosas tampoco mata, así que hemos continuado la ruta planeada.
Nuestra siguiente parada ha sido el punto más meridional de Istria, un parque que se llama Kamenjak, la entrada en coche cuesta 25 HRK, aunque la verdad es que lo chulo tiene que ser recorrerlo en bici. Hay muchos caminos que te van llevando a diferentes calas, que en esta zona son rocas y más rocas para acceder al mar. Nosotros en un sumun de inteligencia nos hemos dejado los bañadores y lo que es peor las chanclas en el camping, y claro lo del bañador es lo de menos cuando tienes un montón de rocas puntiagudas preparadas para clavarse en los pies…así que nada, con las ganas que nos hemos quedado. Así con la decepción en mi cara, y con la esperanza de encontrar alguna cala donde meterme, hemos ido recorriendo la zona.

Quim en Kamenjak.
 Kamenjak es muy agreste, la vegetación es muy baja y lo que realmente es llamativa es su costa, con zonas de acantilados y rincones muy chulos…así que ya sabéis ¡no os olvidéis las cosas de baño!
Ya con el sol cayendo hemos puesto rumbo a Rovinj donde Quim quería hacer unas fotos de la puesta de sol. Al final no hemos llegado a tiempo, pero lo hemos resuelto con unas fotos muy chulas de larga exposición, no hay mal que por bien no venga. Así nos ha entrado el hambre y buscando, buscando hemos caído en una pizzería bastante solitaria, de hecho solo estábamos nosotros pero muy buena y con precio excelente, se llama Skoljka y está en N. Quarantotto 16, prácticamente al lado del puerto, en una entrada un pelín escondida tras otro restaurante. El dueño super amable nos ha contado que en  los años 70 estuvo en Barcelona y que la Zona Franca le dio miedo…no me extraña! Jaja.

Atardecer en Rovinj.
 Aún era pronto para la retirada, así que de nuevo una visita a nuestro bar de cabecera, Café Bruno, donde de nuevo nos hemos conectado ya que está incluido si consumes. Aquí hay que buscarse la vida así, ya que no incluyen la WIFI gratis en los alojamientos y en los ciber sale unos 4€/h, con suerte. Tiene narices que en Vietnam tuviéramos conexión en todas partes gratis y aquí no.

Pescador en Rovinj.
 Mañana ponemos rumbo a una de las zonas de las que tengo más ganas. El Parque Nacional de los Lagos de Plitvice, así solo el nombre ya mola, pero es que por las fotos que he visto el sitio es una chulada…ya os iremos contando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario