jueves, 27 de septiembre de 2012

Parque nacional de los lagos de Plitvice.


Después de recoger los trastos de y de pagar la cuenta del Camping Porton Biondi, donde sale por unos  143HRK unos  19,5€ por día, tienda coche y 2 personas. Nos ponemos en marcha hacia los lagos de Plitvice. Lo hacemos a través de la autopista, la cual tiene tramos de un solo carril en cada sentido, al cabo de unos cuantos kilómetros después de haber sobrepasado Rijeka, nos damos cuenta que no vamos en la dirección que creíamos, en lugar de ir hacia el sur, estamos yendo dirección Zagreb, esto es porque la autopista que va al sur aún no está acabada, pero no vimos las indicaciones para ir por la carretera de la costa. Como da una pequeña vuelta, decidimos atravesar por carreteras interiores y de esta manera ver pueblos y un poco de paisaje. 
Estación de tren
El tema cambia radicalmente, ya que es una zona rural y las casas son bastante bonitas, también empezamos a ver las secuelas de la reciente guerra y casa vez vemos mas casas con indicios de haber recibido impactos de balas y muchas casas abandonadas, nos imaginamos que no voluntariamente, incluso vemos una gran fábrica completamente destrozada.
Con esto no queremos decir que esté todo fatal, al contrario, se ven también muchas casas en absoluta normalidad, lo que ocurre es que después de ver la zona de Istria en la que no hemos visto rastro de la guerra, aquí ves que al no haber turismo no ha cambiado tanto. 
Entre árboles
Poco a poco empieza a cambiar el paisaje ganando en altura y en densidad de población los árboles, ya nos acercamos al parque nacional, de momento promete ser espectacular. Sin problemas llegamos al Camping Korana, en donde ya nos dicen que nos va a costar 183HRK por día, unos casi 25€, por aquí no hay muchas opciones, prácticamente todo son apartamentos, hay un montón sembrados por la carretera.
El camping está bastante bien, es muy grande, en la entrada nos dijeron donde no acampar, pero como estamos siempre en otro mundo y vemos un montón de gente acampada en esa zona, también nos ponemos nosotros, para mas tarde descubrir que el camping está en la quinta leche y tenemos un trekking cada vez que hay que ir, por lo menos no somos los únicos.
Raices
Al día siguiente por la mañana nos levantamos prontito, ya que a las 9h pasa un autocar por el camping a recoger a los turistas para llevarlos al parque de Plitvice, todo esto gratis, lo cual te convence rápidamente, ya que llevar el coche supone pagar 1€ la hora y teniendo en cuenta lo absurdo que es llevarlo, ya que está solo a 8kms del camping la entrada al parque, decidimos utilizar este medio. Vienen 2 autocares uno grande y otro pequeño, hay bastante gente por lo que empezamos a repartirnos y unos cuantos guiris junto a nosotros nos dicen que vayamos al grande que hay sitio, pero una vez que subimos nos damos cuenta que nos la han colado y hacemos el trayecto de pie, viendo como el autocar pequeño aún tiene plazas y acordándonos de toda la familia del conductor, pero bueno, el trayecto es corto.
El agua se abre camino
La entrada al parque cuesta 110HRK unos 15€, parece caro, pero en el precio está incluido una especie de tren turístico que te sube a la parte alta si no te apetece subir caminando y de ahí vas bajando y cruzar el lago Kozjak en barco para seguir la ruta. El lugar es alucinante, el camino transcurre entre árboles y pasando por encima de múltiples arroyos y pequeños lagos de aguas cristalinas, el agua está tan limpia que se ven cientos de peces y el fondo de los lagos a una profundidad aproximada de metro y medio aún hay visibilidad. El camino no es muy exigente y una vez que se llega a la parte más alta se puede bajar por otro camino diferente y ver mas cascadas y otras zonas que no se ven subiendo por el primer camino, se puede comprar un plano de la zona por 20HRK, pero como en la entrada ya viene uno pequeño no lo consideramos necesario. 
Vista de uno de los lagos
Una vez cruzado el lago Kozjak en barco, proseguimos y seguimos el camino hasta llegar a la gran cascada, es bastante impresionante, mientras estamos haciendo fotos, vemos a un chico como le pide matrimonio a su pareja, la cual acepta y se pone a llorar de la alegría… suponemos.
Después de esta última maravilla ascendemos hasta la entrada uno del parque para hacer tiempo hasta que llegue el autobús del camping.
Pasarela sobre uno de los lagos

No hay comentarios:

Publicar un comentario