martes, 25 de septiembre de 2012

Rovinj


Ya estamos en Croacia, es la segunda vez que estamos en este país, la primera fue por error, ya que íbamos a unas salinas que hay en Eslovenia y nos pasamos el camino de entrada y fuimos a parar a la aduana croata, nos dejaron pasar para dar la vuelta y salir del país, creo que estuvimos unos 2 minutos, esta vez la estancia será más larga y haremos fotos, de la última visita no tenemos ninguna.
Leyendo al borde del adriático
Ronvinj es un pueblo pesquero, el cual se ha volcado al turismo, tanto que hemos leído que quieren que sea turismo de pasta y los precios los suben constantemente y la verdad es que en según que cosas sí que son un poco caros.
Quim tomando medidas
  Nosotros para ahorrar hemos aparcado en el parking de un supermercado, ya que las zonas que hay para aparcar cerca del casco antiguo son de pago y tenemos que ahorrar.
Clienta en el mercado
 El pueblo es muy bonito, tiene unas calles estrechas y para la época en la que estamos se ven bastantes turistas, la temperatura es agradable, visitamos el mercado que está a pie del puerto, es pequeño, pero a Elena ya le es suficiente para perderla haciendo fotos. Después nos adentramos por las calles estrechas y con bastantes tiendas en las que intentan colocar sus mercancías a los turistas, hay bastantes galerías en las que se venden sobre todo cuadros, algunos interesantes. Siguiendo las callejuelas llegamos hasta la iglesia, que está en la parte más alta de la península, antes era una isla este pueblo.

Parada de aceites
Desde aquí volvemos a descender por el lado contrario y seguimos haciendo fotos sin parar hasta llegar otra vez a pie de mar, descubrimos un local al que acudiremos más tarde, Café Bruno, en el cual hay internet a cambio de consumir algo, ya que en este país nadie regala la conexión. De aquí vamos al supermercado y compramos algunas cosas para después volver al camping a comer.
Patio interior
Una vez saciados volvemos al pueblo y seguimos visitando la parte vieja por una calle comercial bastante ancha que se llama Calle Carera pero por la que no dejan circular a los coches y vemos la parte del puerto en donde se encuentran los pesqueros, para acabar en el café y poder publicar la primera entrada del blog, hay un tipo que se ha apoderado del único enchufe y el portátil se queda frito justo después de subir la primera entrada, así que no nos queda otra que volver, antes hacemos una parada en el puerto para que Elena haga una foto del casco antiguo desde el puerto y le queda espectacular casi de noche.
Ya sin luz volvemos a nuestra casa de tela y mañana nos vamos de ruta por la península de Istria.
Callejeando por Rovinj

No hay comentarios:

Publicar un comentario