miércoles, 3 de octubre de 2012

Split y Trogir


Toca levantar el campamento, nos seguimos moviendo hacia el sur, esta vez la próxima parada es Split, pagamos la cuenta del camping y nos ponemos en marcha, como no estamos muy lejos vamos por carreteras secundarias y vemos el paisaje tranquilamente, la carretera está bastante bien y no hay mucho tráfico, voy de copiloto y de repente veo un cartel que anuncia una zona en la que avisan que es una zona minada y le digo a Elena que pare, como no sabe el porque, pensaba que había visto algún bicho, pero lo único que quiero es entrar en la zona y ver una, es broma, solo quiero hacer una foto.
Es increíble la imaginación de la humanidad para destruir y que después de tanto tiempo aún sigan estas armas esperando el descuido de alguien que simplemente esté paseando.


Cartel anunciando zona minada
Después de la pequeña parada seguimos la ruta, hasta que aparece ante nuestros ojos la ciudad de Trogir y a lo lejos Split, descendemos de la montaña y al poco llegamos hasta el Camping Stobrec Split, que está en el pequeño pueblo de Stobrec. Es un camping típico de playa, en verano con múltiples actividades para campistas y con la playa a sus pies, solo tienes que coger la toalla y meterte en el agua, lo único malo es que en el precio no está incluida la ducha, hay que pagar 2HRK por 7min de agua, ni siquiera sale fría si no pagas, Elena me da a entender que me tendré que duchar igual, no hay excusa, yo solo quería ahorrar. El camping está bastante lleno para ser final de septiembre, pero los precios en temporada alta llegan a duplicarse por acampar en el mismo sitio.

Catedral en Split.
Aprovechamos para hacer una escapada a Split, conseguimos aparcar muy cerca del casco antiguo, hasta ahora estamos teniendo éxito y nos escapamos de zonas azules y parkings, esta zona es un poco caótica, todo el mundo aparca donde puede, incluso sobre las aceras que en algunos casos están marcadas para poder aparcar.
Nos adentramos en la parte antigua, después de atravesar un mercado callejero con todas sus tiendas cerradas, normal, es domingo por la tarde. La parte antigua es increíble, calles estrechas, en muchas casas hay gente todavía viviendo y muchas de ellas tienen muchos años y tienden la ropa tocando la historia.
Diocleciano fue el emperador romano que impulsó esta zona, hacemos algunas fotos ya prácticamente de noche, pero conseguimos alguna interesante, el día no acompaña mucho a veces caen algunas gotas, pero vemos lo suficiente para que mañana sea un día prometedor. Así que con buen sabor de boca nos volvemos al camping.

Entrada al casco antiguo de Split.
Ya es lunes, así que después del desayuno ponemos rumbo a Split a la zona donde conseguimos aparcar el día anterior. Esta vez la actividad es la de un día normal, el mercadillo está con todas las paradas abiertas, la mayoría de ropa, hasta que llegamos a las proximidades de la parte antigua en donde se encuentran paradas de frutas y otros productos perecederos, en donde sacamos las cámaras y les damos caña, por aquí si se busca bien se encuentran cosas para regalar a buen precio, ya que en las zonas turísticas suben un poco los precios. 

Galería en Split.
Parece que se abre un poco el día y sale el sol por lo que nos podemos permitir el lujo de hacer fotos con luz, ¡por fin!, nos perdemos por las estrechas calles, en algunas no caben ni dos personas juntas y llegamos hasta la estatua de Gregorio de Nin, al que la gente le frota el pulgar del pie para que le traiga suerte, si a mí me frotan el mejillón de mi pie puede que también de suerte.
Nos acercamos al mercado del pescado, hay vendedoras fuera y otras dentro del recinto que es una pasada y te dejan moverte y hacer fotos sin problema. De aquí hacemos una parada para hacer un tentempié y hacer alguna foto más para irnos a la ciudad de Trogir.

Reloj visto desde la Catedral. Trogir.
Está a unos 30 kilómetros que se hacen bastante bien, llegamos justo cuando se acaba de tapar el cielo y en cuanto nos adentramos por sus calles nos llega la lluvia, así que nos paramos a tomar algo hasta que pase el pequeño chaparrón. Aprovechamos para entrar en la catedral de San Lorenzo que según la guía es la mas bonita de Croacia, hay que pagar 25HRK, el pórtico es espectacular, lleno de detalles , con Adán y Eva sobre dos leones venecianos, se puede subir a la torre de 47m y admirar la ciudad, eso sí, cuando tocan las campanas te quedas un poco sordo.

Elena subiendo al campanario de Trogir.
La ciudad es increíble, también es muy pequeña, al final nos sale el sol otra vez y podemos hacer alguna foto, así que después de un buen día nos volvemos al camping.

No hay comentarios:

Publicar un comentario