domingo, 29 de septiembre de 2013

Granada, prepara tus sentidos.

Llegamos a Granada por la tarde y nos fuimos directos al Camping Suspiro del Moro, debe su nombre a la colina en la que está situada, desde la que Boabdil camino de su destierro echó un último vistazo a Granada y a su palacio suspiró, rompió a llorar y fue donde su madre Aixa le dijo la célebre frase "Llora como mujer lo que no has sabido defender como un hombre". Los próximos días entenderemos el por qué de ese suspiro.

El Albaicín

Al día siguiente decidimos ir a visitar el Albaicín, Elena creía recordar que había aparcado gratis cerca en otras ocasiones que estuvo por trabajo, pronto descubrimos que su memoria no es lo que era y tras dar bastantes vueltas y ver que todo era zona azul y bastante lleno, (a esto se le sumaba que no habíamos desayunado y teníamos mucha hambre, por lo que era una bomba de relojería que no sabíamos cuando iba a explotar, de hecho explotó) aparcamos en zona azul y tras descubrir que los sábados solo funciona hasta las 14h pusimos el ticket para volver a las 13h a poner otro hasta fin de horario, que cosas. Después de degustar un fabuloso desayuno andaluz y con otra cara nos dirigimos a información turística a por un plano de la zona y comenzamos a callejear y descubrir las maravillas de esta ciudad.

La Alhambra desde el mirador.

Después de pasar por la calle de la Calderería, que es la favorita de Elena, la cual está llena de teterías y tiendas marroquíes fuimos subiendo hacia el mirador de San Nicolás. Hay un buen paseo cuesta arriba, para el que no quiera o pueda caminar existe una línea de autobús que te lleva hasta allí, pero merece la pena el paseo. Una vez desde este privilegiado observatorio se podrá admirar la Alhambra, la vista es increíble y ya estamos deseando que llegue el día siguiente que es para cuando tenemos las entradas para poder deleitarnos con sus tesoros.

Puesto de Especias.

Con este buen sabor de boca deshacemos el camino andado hasta la Plaza Nueva y aquí emprendemos mi ruta favorita, ¡el tapeo!. Nos habían hablado muy bien de Granada en ese sentido y la verdad es que no decepciona por algo más de lo que cuesta una cerveza en otros sitios te ponen una tapa en algunos casos espectacular, por calidad y cantidad. Disfrutamos un montón y el ambiente en los diferentes bares por los que pasamos era muy agradable. Una vez habíamos visitado varios bares ya no teníamos hambre por lo que nos fuimos a relajar a la tetería Nazarí en la calle Calderería donde hacía bastante calor, igual por eso se llama así la calle, debe de estar sobre un caldero.

Arte urbano. Flamenco.

Por la tarde fuimos por la zona de la catedral donde había callejuelas muy bonitas y muchas tiendas abarrotadas, donde hicimos alguna compra y de aquí vuelta al camping a reponer fuerzas.

Un buen té para reponer fuerzas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario