sábado, 20 de septiembre de 2014

Lisboa. Alfama y Barrio Alto

Hoy tocaba montaña rusa, ya que íbamos a visitar el barrio de Alfama. Nuestro despertador particular abrió los ojos pronto, así que después de desayunar iniciamos la dura jornada de estar de vacaciones, al cabo de 300 metros de haber salido me di cuenta que no habíamos cogido ni la guía ni el plano, que desastre, así que me pegué una carrera hasta el apartamento a por todo, llevamos tantas cosas que es de locos.

Bici portuguesa
 Nos subimos al metro hasta la parada de Terreiro do Paço, como no, llovía así que nos refugiamos en el primer bar que vimos a tomar un café y esperar a que saliera el sol, el cual tardó mucho en aparecer, así que aprovechamos la ascención por el barrio, muchas calles tienen escaleras y todo está adoquinado, hasta las aceras como el resto de Lisboa, así que el carro no para de traquetear, por lo que empezamos llevando al muñeco en la manduca para darle un poco de tregua.

Tranvía por las calles de Alfama.
El barrio es muy bonito, muchas casas tienen las fachadas cubiertas de azulejos poco a poco llegamos hasta la Sé Catedral y de aquí nos acercamos hasta las puertas del Castillo de San Jorge, como según la guía habla mas de lo que se ve desde el Castillo que de lo que hay dentro, decidimos que no merecía la pena pagar 8,5€ por persona para ver Lisboa desde las alturas cuando ya la habíamos visto desde Santa Justa, hay que ajustar el presupuesto.

El último grito en recuerdos chillones
 Las calles que hay al lado de la muralla son muy bonitas y se puede comer bastante bien de precio, así que nos metimos en uno que vimos normalillo y después nos metimos un helado en una heladería cercana que tienen sabor de Ginjinha, un licor típico de aquí y está muy rico y que está hecho con cerezas.

Pasajeros en un tranvía
 Seguimos viendo la zona y comenzamos el descenso para acabar otra vez cerca de la Catedral Sé, al lado hay un mirador y se ve el barrio de Alfama y el río Tajo, un espectáculo. bajamos hasta el nivel del río, por aquí dimos de merendar al pequeñajo en un bar que hay al lado de la fundación Saramago y como no era muy tarde decidimos ir a ver Barrio Alto.

Alfama.

Bajamos en la estación de Baixa/Chiado y fuimos subiendo, aquí todo es subir y bajar, se nos están poniendo unos brazos como los de Stallone de tanto empujar el carro, Barrio Alto está muy bien para cenar y tomar copas por la noche, cuando llegamos los restaurantes estaban empezando a funcionar, como nosotros estábamos cansados dimos una vuelta para ver un poco y nos retiramos, ya que el peque ya tenía demasiado y además teníamos que recoger los trastos ya que al día siguiente tocaba traslado.

Alfama.

No hay comentarios:

Publicar un comentario