sábado, 27 de septiembre de 2014

Portugal. Palacio de Queluz.

Tocaba visitar otro palacio, esta vez el de Queluz. Sobretodo hay que tener claro qué queréis visitar, ya que hay unos cuantos monumentos que pertenecen a Parques de Sintra y si tenéis intención de visitar varios hay descuentos por coger distintos sitios, nosotros habíamos cogido entradas para el Palacio da Pena y el de Queluz y nos salió a 20€ por persona.

Este Palacio hay que tener en cuenta que está a unos 15 minutos desde Sintra en coche, por lo que hay que planificar bien la visita.


El Palacio es enorme y en la puerta del mismo se puede aparcar si vas en coche, aunque asusta la entrada que está adoquinada, si lleváis un carrito para niño se puede ir con él por el interior. Nada más entrar accedemos a la sala de la música, es bastante grande y seguro que era en donde las personas de la época bailaban.


A continuación pasamos a la sala del trono para luego a través de un largo pasillo atravesar todo el palacio pudiendo ver todas las estancias, todo el mobiliario y la decoración de la época bastante abundante, es curioso ver cómo vivían.


Después del recorrido se sale a los jardines, son bastante grandes una parte no está tan cuidada ya que hay fuentes sin agua o algunos surtidores obstruidos y no se puede apreciar cómo era en la Antigüedad. El canal de azulejos es muy bonito, se podían cerrar las compuertas y al llenarse de agua navegar por él.


Dentro del recinto está la escuela de Arte Ecuestre y a veces hacen exibiciones en los jardines del palacio. Estos no nos entusiasmaron tanto, sobre todo después de haber estado en los de Pena, pero bueno es nuestro punto de vista.


Visto esto nos fuimos a comer a un McDonald's que hay cerca, a Elena se le agrandaron los ojos cuando vió el cartel, no se puede pagar con Visa, esto ya nos ha pasado en varios sitios, hay que llevar siempre efectivo, lo curioso es que tienen hamburguesa de Bifana.


De vuelta a Ulgueira intentamos que Éric durmiese algo pero no estaba por la labor y después de una minisiesta nos fuimos a Praia Grande a ver como se deslizaban los surferos por las olas y luego a ver la puesta de sol a Cabo da Roca que resultó ser un fracaso ya que estaba nublado el horizonte y no pudimos ver nada, así que de vuelta a casa para concluir nuestro penúltimo día en estas tierras.


No hay comentarios:

Publicar un comentario