lunes, 22 de septiembre de 2014

Portugal. Quinta da Regaleria

Habíamos salido temprano, pero durante el transcurso del día se nos ha ido complicando y hemos decidido que tenemos que darnos un poco mas de caña para sobretodo que no repercuta en el pequeñajo.

Zona de la cascada.
Salimos con la calma, después de comer alguna cosa nos paramos en una pastelería a tomar un café, no sin antes tener un pequeño incidente con una portuguesa de unos 80 años, ya que Elena al aparcar tocó levemente su parachoques trasero y la mujer que estaba dentro salió a cámara lenta para ver el alcance de los daños, imaginamos que hacía tiempo que nadie le daba por detrás y revivió un poco, Elena observando la escena salió del coche y le confirmó que si le había dado pero poco y la dejamos haciendo un examen minucioso del parachoques.

La gruta
Después del desayuno pusimos rumbo a Sintra, ya que en este pueblo se encuentran una gran parte de los monumentos de la zona, nuestro destino era Quinta da Regalería, aquí todo está muy cerca así que en nada nos plantamos allí, el pueblo tiene calles estrechas y si entras por una para volver atrás es una movida, tenerlo en cuenta. En las inmediaciones de este parque es difícil aparcar pero se puede hacer gratis con paciencia y un poco de imaginación, supongo que en agosto será de locos. Éric no es de esos niños que se duermen cuando pisa un coche, si no cuando quiere y esta vez lo hizo casi llegando, así que le dejamos dormir plácidamente y cuando despertó proseguimos, en la puerta nos dimos cuenta que con el carro sería una locura, así que cogimos lo imprescindible y decidimos portearlo y dejar el carro en el coche. La entrada cuesta 6€, es uno de los sitios mas baratos de la zona y la verdad es que merece mucho la pena y si vas con niños que ya corran disfrutarán como locos.

Quim y Éric
Quinta da Regalería son unos jardines con un palacio que diseño Luigi Manini para Carvalho Monteiro y es una auténtico derroche de creatividad e imaginación. Los jardines son espectaculares y están muy bien cuidados, hay muchos caminos para perderse por ellos, túneles que conectan diferentes zonas, recomendamos llevar un frontal, algunos no están iluminados y tienen escalones. Aunque la parte mas espectacular es el pozo de 27 metros por el que también se puede acceder a través de varios túneles y recorrer el pozo por una estrecha escalera en espiral.



Tuvimos la mala suerte de hacernos mal tiempo y nos llovió, pero con el poco sol del que pudimos disfrutar aún son mas bonitos los jardines, estuvimos bastantes horas en este lugar tan singular, intentamos tomar algo en la única cafetería que hay dentro, pero cara no lo siguiente, se pasan un poco.

Pozo iniciático
El Palacio es una obra de arte, cualquier lugar en el que te fijes hay detalles de gran calidad y que te deja alucinado. Este sitio nos dejó un buen sabor de boca y sin duda repetiríamos.

Como estábamos hambrientos comimos algo en Sintra sobre las 18h y nos volvimos a Ulgueira a descansar ya que estábamos hechos polvo, así que mañana a madrugar si no queremos que nos pase lo mismo.







No hay comentarios:

Publicar un comentario