martes, 13 de octubre de 2015

Escocia. Skye, ¡Qué pedazo isla!

Despertamos en la isla de Skye, tenemos muchas ganas de visitarla ya que todo el mundo que ha estado nos la a recomendado y no íbamos a llevarles la contraria.

Cascada inesperada
Para empezar el día a tope de energía, le echamos mano a los huevos de nuestra anfitriona, no penséis mal, son de sus gallinas que están campando por aquí a sus anchas. los vecinos no molestan mucho, mas bien nada y el lugar es increíble.

Con este panorama empezamos la ruta del día, como andamos justos de gasolina y en google no vemos gasolineras en la isla no nos la queremos jugar aunque nos parece extraño y vamos a repostar a Kyle of Lochalsh que está en la entrada de la isla, mas tarde comprobaremos que si hay gasolineras en la isla, pero bueno mejor es asegurarse.

Vista desde An Lethallt
Dirección Portree vemos una cascada, hay habilitada una zona en la carretera para parar y admirar el paisaje y mucha gente que aprovecha y se acerca para hacer fotos, nosotros no íbamos a ser menos.

Restos de la mina de diatomita
Cómo hace relativamente buen día, por aquí con no llover ya es una fiesta, nuestra idea es visitar exteriores y nuestra primera parada es en An Lethallt, se puede aparcar en la entrada del camino que está señalizado, las vistas son un espectáculo, acantilados y restos de una antigua mina de diatomita, el recorrido es muy corto por lo que no nos lleva mucho tiempo disfrutar del lugar, así que seguimos hasta kilt Rock, una cascada que cae al mar, nada que envidiar al sitio anterior, sigue nublado pero durante unos minutos se cuela el sol y repetimos las fotos con mejor luz, ¡gracias sol!

La cascada de Kilt Rock
Ya se nos había echado la hora de comer encima, no hay mucha oferta por aquí, así que lo que encontramos está lleno y nos dicen que tenemos que esperar, pero explícaselo a Éric que de esos temas pasa, en el restaurante nos dicen que si vamos hasta el pueblo de Staffin que está cerca ahí seguro encontramos algo. En el pueblo que no es muy grande hay un centro para jóvenes con peligro de exclusión social, el local está muy bien, tienen cambiador para bebés y se come bastante bien y desde las grandes ventanas que hay en el restaurante puedes admirar el paisaje mientras comes, además colaboras con el centro.

Una de las modelos de Elena
Para variar somos los últimos en abandonar el lugar, seguimos con nuestro horario y costumbres. Volvemos a nuestro medio de transporte para seguir disfrutando de esta bonita isla, por el camino vemos vacas y a Elena como le gustan tanto se baja para hacer fotos como si fuese una reportera de guerra se baja en medio de la carretera y la esperamos en el primer hueco que vemos, una vez conseguido su botín, pero sin conseguir una vaca peluda típica de aquí, continuamos y esta vez nuestro objetivo son las famosas ovejas escocesas, estamos tan enfrascados haciendo fotos de ellas que Elena se vuelve loca y se sube por una pequeña subido para esperar unas que se habían quedado rezagadas, pero en cuanto la ven salen por patas y le dan esquinazo, mientras nosotros nos partimos de risa viendo el espectáculo.

Elena bajando de fotografiar ovejas de manera natural
Encontramos un lugar que habíamos visto en el restaurante donde hay huellas de dinosaurio, Ana que es la arqueóloga nos dice cuales son, yo aún tengo dudas, pero si lo dicen los expertos no seré yo quien les lleve la contraria.

Vista del Old Man of Storr
De vuelta paramos en el aparcamiento del Old Man of Storr, para poder disfrutar del mas famoso paseo de la isla hay que ponerse las pilas, se tarda alrededor de 1h 15 minutos y te pone las piernas fuertes, Elena se queda con Éric que está dormido en el coche Ana y yo comenzamos el ascenso pensando que es un paseo corto, cada vez nos encontramos con menos gente mientras ascendemos por lo que eso indica que la subida no es tan fácil, dejo a Ana atrás y sigo subiendo hasta que llego a la altura de tan emblemático lugar, el lugar es muy bonito y las vistas espectaculares, a pesar del frío que hace llego sudando y en manga corta, como empieza a llover un poco hago algunas fotos con un cielo gris y comienzo el descenso entre las piedras y el barro, hay que tener cuidado. Alcanzo a Ana que está volviendo y llegamos al coche donde Elena alucina con lo que hemos tardado, eso si Éric sigue sobado.

Puerto de Portree
Paramos en Portree en donde no pudimos tomar nada en ningún local que sirviese comidas ya que eran las 18h y claro es la hora de cenar, así que acabamos en el Pub del pueblo donde admiten niños hasta las 22h, eso hay que tenerlo en cuenta, hay Pubs que no dejan entrar con niños a ninguna hora. Aquí acabamos el día que ha dado bastante de si y volvemos a nuestra casita en la isla, poco antes de llegar en la carretera se cruza un ciervo y al parar apreciamos en la oscuridad que hay mas observándonos, ¿será Bamby?


No hay comentarios:

Publicar un comentario