jueves, 29 de octubre de 2015

Escocia. ¡Un whisky por favor!

Segundo día en Skye, después de una noche lloviendo por qué iba a parar, menos mal que el día en exteriores lo hicimos ayer porque con la pinta que tiene hoy, lo mejor es ir en barca.

Después de preparanos iniciamos el día bajo la lluvia, volvemos a coger la misma carretera que va en dirección a Portree, como ha llovido tanto la catarata del día anterior baja con un caudal increible, Elena no puede aguantar y quiere salir para hacer fotos, nosotros de manera solidaria nos quedamos dentro del coche y observando como se prepara y se aleja bajo la lluvia para inmortalizar el momento, se cruza con otro turista menos preparado que va empapado hasta las trancas, si algo quieres tienes que pagar un precio. Elena consigue volver bastante seca y contenta por haber conseguido su objetivo, así que reemprendemos la marcha.

La cascada del día anterior con otro aspecto
Por cierto no os lo hemos dicho, por si el título del post no os ha dado suficientes pistas, vamos a la destilería Talisker, que está en la bahía de su mismo nombre en dirección a Dunvegan Castle, tiene un parking no muy grande para dejar el coche el cual está bastante lleno y encontramos sitio de milagro. Éric estrena sus botas de agua y comprueba que tiene barra libre para pisar todos los charcos que se encuentra a su paso. La malta ya se aprecia en el ambiente, nos dirigimos a la recepción y descubrimos que las visitas guiadas ya están bastante llenas y cogemos hora para las 15h, lo malo es que no dejan entrar niños menores de 8 años por el tema de los vapores a partir de esa edad puedes chupar hasta las barricas. Elena dice que no le apasiona mucho el tema whisky y decide quedarse fuera con Éric. La entrada a la destilería cuesta 8 libras, de las cuales 5 son un descuento  si compras una botella de mas de 70cc.

Flor en los jardines de Dunvegan Castle
Como aún falta para las 15h decidimos acercarnos a Dunvegan Castle, que está a unos 40 minutos desde aquí, parece que el tiempo se va calmando a medida que nos acercamos al castillo, al lado de la entrada hay un parquing bastante grande y un restaurante. La entrada cuesta 9 libras si solo visitas los jardines y 11 con el interior del castillo incluido, pero por desgracia no tenemos tiempo para todo y como el día ha abierto solo cogemos para ver los jardines. Previamente Éric se ha colado a través de la puerta con Ana persiguiéndolo y justo detrás a salido el hombre de la taquilla para decirnos que hay que pagar antes, no se le escapa una al hombre.

Dunvegan Castle
El castillo está en una ubicación muy bonita y los jardines son bastante grandes y llenos de flores por todas partes, como Éric no para de correr se da un tortazo que le hace una pequeña rascada en la frente, al poco ya está corriendo de nuevo, gracias al sol podemos hacer fotos muy bonitas de las flores, lo cual se agradece y podemos disfrutar mucho mejor de este sitio tan bonito.

Detalle de una flor de los jardines
Como el tiempo se nos echa encima regresamos al coche y cogemos en el restaurante un pack por 5 libras con un sandwich, agua, bolsa de patatas y una manzana y volvemos a Talisker, el GPS nos hace una jugada y no avisa en el cruce por el que debemos girar, eso sí nos dice que debemos dar la vuelta, a mi se me va la olla, tantos años conduciendo por la derecha dejan huella y voy unos metros en sentido contrario, hasta que los gritos de Ana y Elena y los que vienen de frente haciendo luces me convencen que debo conducir como ellos, un sustillo. No bajéis la guardia.

Barricas con whisky madurando desde 1979
Ya en Talisker nos separamos Ana y yo nos dirigimos a la visita guiada y Elena se queda con Éric. Para variar no dejan hacer fotos en el interior, yo como soy muy cabezón me quedo en la retaguardia y de vez en cuando hago alguna a escondidas, encima que les hago publicidad...

Agua acumulada de la lluvia
La explicación es en inglés, hay carteles por toda la destilería en varios idiomas incluido el español, por lo que algunas cosas que se me escapan que son bastantes las puedo leer. La destilería es impresionante y al final de la visita te enseñan unos barriles que contienen whisky almacenado en 1979, pero este no nos lo dejan probar. Al final hacemos una cata que mezclado con el aroma a malta que nos acompaña la sensación es mas intensa.

Whisky de Talisker
Con este buen sabor de boca volvemos al coche, para ir a tomar todos juntos algo en un pub que hay al lado de la destileria que se llama The Old Inn es bastante acogedor. Nos queremos acercar a Portree antes de que cierren las tiendas, que lo hacen muy pronto y compramos algunas cosillas, hay alguna tienda con souvenirs bastante originales huyendo un poco de lo típico.

Entrada al Pub
Como teníamos ganas de tomar algo en el pub donde nos ayudaron el primer día y que tenía muy buena pinta, vamos para allá. El lugar en el que está ubicado que se llama Isleornsay, el pub se llama Am Proban justo al lado de un pequeño puerto, aquí disfrutamos de unas pintas, para ser un lugar tan pequeño el pub está abarrotado y hay muy buen ambiente, con esta agradable visita nos despedimos de esta isla que nos ha dejado un buen sabor de boca y que nos ha gustado tanto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario