martes, 22 de marzo de 2016

Punta de la Banya

Desde la cama de nuestra casa temporal podemos apreciar que vamos a tener un día diferente al que pintaban las previsiones y parece asomar el sol, son buenas noticias ya que con otro día de lluvia íbamos a tener un pequeño problema para ver qué podríamos hacer, así que manos a la obra.

Éric circulando
Hoy vamos a dirigirnos hacia el sur del Delta, nos han recomendado visitar la  playa de los eucaliptos, así que después de atravesar el puente nuevo que une Deltebre con San Jaume D'Enveja, ya hasta hace muy pocos años la manera que había para cruzar el río era en una barcaza, hace años tuve la suerte de cruzar sobre ella y la verdad es que era romántico, pero claro en los tiempos que estamos era un atraso para la zona, ahora tienen la barcaza en tierra firme al lado del puente del lado de Deltebre.

A través de la TV-3405 dirección els Muntells llegamos a la zona, no tiene pérdida ya que como su propio nombre indica hay eucaliptos, como ha llovido estos días está todo encharcado, algunos con medidas olímpicas y ya que a Éric le gustan tanto si nos descuidamos y se mete en uno tendremos que entrar nadando, se aprecia una playa enorme y decidimos que la visitaremos mejor cuando tengamos mejor tiempo, ya que hace bastante aire.

Flamencos en la playa del Trabucador
Seguimos con el coche y nos dirigimos a la punta de la Banya siguiendo las indicaciones de las Salinas, no tiene pérdida el desvío está después del Camping, adivinar el nombre, siiii eucaliptos. Por el camino paramos en un mirador de aves para estirar las piernas, bueno es una escusa ya que igual no llevamos ni 30 minutos de trayecto, pero Éric se pega unas vueltas con la moto y se pueden apreciar algunos flamencos.

Éric y sus charcos
Reanudamos la marcha hasta que llegamos a un punto que para seguir hacia la punta de la Banya debemos hacerlo por un camino de tierra que ahora es un barrizal, pero como vemos huellas de otros coches nos animamos a entrar con la duda de si nos quedaremos tirados, al poco nos damos cuenta que es una ruta habitual, incluso pasan trailers que vienen de las salinas de la Trinidad, si ellos pueden nosotros también, la coducción es divertida ya que la carretera es ancha y el coche va deslizándose de vez en cuando sin ser peligroso debido al barro. Hacemos una parada en una zona que parece un merendero y que por lo visto en verano lo utilizan de escuela de Kitesurf. Éric con sus botas de agua se dedica a pasar por todos los charcos que encuentra y nosotros aprovechamos para fotografiar unos flamencos que tenemos a unos escasos 30 metros, ¡qué pasada!

Playa en la punta de la Banya
Después de esta pausa llegamos a través de este camino que transcurre por la playa del trabucador hasta un punto en el que no podemos entrar a las salinas ni continuar hacia la punta de la Banya motorizados ya que es una zona protegida. Por lo que vemos tenemos un faro a 1,5kms pero con el viento y el frío que hace aprovechamos para hacer algunas fotos y disfrutar del paisaje, se ven algunos pescadores dentro del agua creemos que cogiendo almejas.

Barca abandonada
A la vuelta me pido conducir (Quim), yo también quiero disfrutar por el barrizal a Elena no le hace mucha gracia, no sé porque no se fía... pero salimos airosos aunque el coche lleno de barro ya que nos cruzamos con un coche que nos puso hasta arriba, decidimos acercarnos a la Casa de Fusta o casa Verde, en su día era una vivienda que se hicieron construir unos ricachones en el 1929 para pegar tiros en la laguna que hay al lado.

Casa de fusta o casa verde
Vamos con el tiempo justos ya que hemos llegado a las 12:30 y a Éric se le ha desbordado el pañal otra vez, entre lo que bebe y la cantidad de agua que nos rodea estamos apañados, pagamos los 2€ de la entrada y corriendo al baño ya que llueve ooooootra vez, esta vez miramos bien y no hay cambiador por si las moscas, así que en medio del lavabo como si hubiera entrado en boxes le cambiamos lo mas rápido posible para que no pase frío y de pie, un espectáculo, a estas alturas yo creo que no le extraña nada. Entramos después de esta parada en la casa y vemos la exposición en la que explican como es el Delta.

Elena y Éric disfrutando del paisaje
No podemos ver la zona de la Encanyissada por la lluvia, así que volvemos a Deltebre ya que vimos que el menú del Restaurante Nicanor (Carrer Major, 22, 43580 Deltebre) pintaba muy bien, 12€ el menú y los platos apetecibles. Como no podía ser de otra manera, algo habitual aquí ya que todo está relativamente cerca, llegamos en un momento. Éric estaba tan cansado que se durmió y apenas probó la comida. El restaurante no decepcionó nada, tienen una cocina muy buena.

Una vez felices por haber comido tan bien el día había dado otro giro y hasta había aparecido el sol, ¡por fin!, así que decidimos acercarnos a una zona que nos recomendó Mireia cerca de su casa. Nos adentramos es una pista que va justo al lado del Desaigüe de Florença hasta llegar al pequeño puerto D'Illa de Mar donde hay algunas barcas de pesca, aparcamos y salimos a dar un paseo y Éric en su inseparable moto, como no en esta zona hay flamencos, a lo lejos se aprecia el faro del Fangar, le dedicamos bastante tiempo aprovechando que a mejorado el tiempo y para que Éric disfrute jugando.

Detalle barca
Como empieza a oscurecer nos acercamos a Deltebre para como no, comprar algo de arroz y algunas cosillas mas, para tomar algo y retirarnos a pasar nuestra última noche en tan bonito lugar.

viernes, 18 de marzo de 2016

Llueve sobre el Delta

Parece ser que hemos tenido una suerte increible y estos días que estamos por la zona son los que más frío a hecho, ¡Qué bien!

Pero bueno, como se suele decir a mal tiempo buena cara y un poco de agua no va a conseguir que nos quedemos en casa, por desgracia las opciones para poder hacer algo sin mojarse son escasas por aquí, pero algo hay.

Para empezar el día nos acercamos al centro de Deltebre a tomar un café en una panadería muy mona que está en la Avda. Goles de L'Ebre, 209 y en la cual hacen pan de arroz que está muy bueno, además de poder degustar las delicias que elaboran.

Contraluz de Éric y Quim
La lluvia nos sigue como compañera y nos acercamos al Museo Molí de Rafelet donde procesan el arroz de manera artesanal como se hacía antes, pero llegamos pasadas las 11:30 y acababa de entrar un grupo de jubilados y no nos pudieron integrar en la visita por lo que nos quedamos sin verlo, nos propusieron otros horarios pero para ello teníamos que esperar vete a saber donde ya que llovía, por lo que desistimos y nos quedamos con ganas de verlo, otra vez será. Si no queréis que os pase lo mismo, contactar con ellos para informaros de las visitas:

http://www.moliderafelet.com/visitas-museo-arroz.html

Barca en la desembocadura
Así que vuelta al coche, pon a Éric en su silla, guarda las cosas de nuevo y probamos otro sitio, esta vez información turística, www.ebreterra.cat ya que aquí además de información del Delta hay una exposición permanente, pero ¡noooooooo! hasta semana santa no la abren de nuevo al público, esto pasa a veces cuando viajas fuera de temporada. La mujer que hay allí es muy amable y nos da un mapa de la zona y nos da mas información e ideas de que poder hacer con lluvia, pero como ya sabíamos son pocas.

Pico mas alto del Delta
Otra vez repetimos la operación del coche y esta vez solo queda una opción, el ecomuseo que está en la calle Doctor Martí Buera, 22 de Deltebre. Aparcamos delante y esta vez sí podemos visitarlo, el único inconveniente es que una parte de la visita es en el exterior, ya que es una reproducción del Delta, pero ya no nos quedan más posibilidades, la entrada cuesta 2€ hay una pequeña tienda y en la parte de arriba una exposición en la que hay una información muy completa del Delta. En el exterior como hemos comentado hay una representación del Delta en todos sus aspectos, fauna, flora, el cultivo del arroz, etc... lo que te da una idea del entorno en el que te encuentras.

La calma después de la tormenta
Por desgracia tanta agua ha provocado que a Éric se le desborde el pañal, por lo que volvemos a la entrada para ir al lavabo y sin mirar nada comenzamos a cambiar al pequeño en el mármol sin fijarnos una vez acabado que en uno de los lavabos de las mujeres hay un cambiador, ¡vaya padres más despistados tienes Éric!

Flamenco
Ya son casi las 13h, la hora de cierre, tenerlo en cuenta. En los folletos que nos dan pone las 14h pero cierran una hora antes. Decidimos ir a comer a Riumar, como todo está cerca a través de la carretera TV3454 nos plantamos en un momento allí, las opciones para comer en el paseo marítimo aparentemente son escasas y con la lluvia no queremos empezar a dar vueltas, así que declinamos la opción de Casa Nuri que pica un poco y entramos en el restaurante Tramontano que está al lado. Pedimos unas croquetas para Éric, los entrantes son escasos y los mejillones no son para tirar cohetes, la paella nos gustó, no nos molestó nadie estábamos solos comiendo, por cierto tienen trona.

Mirador Zigurat
Con el estómago lleno decidimos ir a coger el crucero del Delta que sale a las 15:30, pero hasta las 15:15 no abren la taquilla y ni siquiera a esa hora podemos, la abren poco antes de zarpar y cuando hemos comprado los tiquets empiezan a tocar la bocina para subir, ¡qué prisas!.
Solo vamos nosotros tres y una pareja, tenemos todo el barco para nosotros, Éric lo quiere investigar todo y como deja de llover subimos arriba que está descubierto para disfrutar del paseo y ver el paisaje, la ruta nos lleva hasta la desembocadura, pasando por el pico mas alto del Delta de 5m de altura, el trayecto dura unos 45 minutos pero Éric se duerme antes de llegar ya que nos subimos el carro por si acaso y aprovechó para tumbarse.

Flamencos levantando el vuelo
Una vez en tierra firme nos acercamos con el coche al Garxal donde hay un mirador y por turnos para que el pequeño duerma plácidamente vamos a explorar la zona cámara en mano, también descubrimos un mirador desde el que se ven entre otras aves a los famosos flamencos.

Al final el día no ha salido tan mal y hemos podido disfrutar de este estupendo paraje, aunque el tiempo no anuncia que mañana vaya a ser mejor.

Barca en el Garxal

jueves, 17 de marzo de 2016

Deltebre y Punta del Fangar

Aprovechando unas vacaciones cortas decidimos acercarnos al Delta de L'Ebre, hace tiempo que tenemos pensado ir y por fin vamos a realizar una incursión, no es la época mas bonita ya que los arrozales no están sembrados pero servirá para hacer una primera toma de contacto para en un futuro próximo volver y ver el cambio que se produce en la zona.

Elena por los suelos
Como siempre nuestra lucha interna está servida, empezamos a hacer el equipaje y siempre salen mas mochilas de las que a mi (Quim) me gustaría y encima con Éric se suman más cosas, ropa, carro, juguetes y nuestra "pequeña" bolsa de las cámaras.

Arroz de pescado

Sin mucha prisa salimos de Barcelona y a través de la AP7 llegamos al Delta, entramos a esta zona por L'Ampolla y nos acercamos hasta el pueblo de Deltebre, como es la hora de comer iniciamos la busqueda, la aplicación de Tripadvisor no nos ayuda mucho ya que las opciones son un poco caras y Éric no está dispuesto a colaborar, va subido en su moto de juguete y él prefiere ir en dirección contraria a la deseada, así que armados de paciencia descubrimos una reseña de un "bar de copas" según lo califican muy cerca que se llama Tres Cantons en la calle Estación, 23 donde un  cartel anuncia menú a 15€, así que sin más discusión entramos.

De bar de copas no tiene mucho, además disponen de trona para los peques, tienen una oferta de primeros y segundos amplia y nos decantamos por el arroz y la fideuá, como los platos son generosos Éric come de los nuestros y prefiere el arroz que está buenísimo, luego chuletas de cerdo y rabo de toro y de postre pedimos un puding de chocolate que está increible y helado, de momento es un buen comienzo.

Pasarela en el Ebro
Con el estómago lleno nos acercamos al río a dar un paseo y hacer algunas fotos, Éric sigue con su amada moto pero al poco el que se empieza a quedar sin gasolina es él y se duerme.

Embarcadero
Como es temporada baja solo nos cruzamos con algunos lugareños y un embarcadero con un restaurante están cerrados dando un aspecto desolado, pero ya nos va bien, está todo tranquilo. Volvemos al coche para acercarnos a la casa de nuestra anfitriona, esta vez hemos vuelto a elegir la opción de www.Airbnb.es, la casa está entre arrozales muy cerca de Deltebre, en una zona muy tranquila, Mireia es muy agradable y en seguida nos muestra la casa que es muy acogedora, además tiene algunos juguetes que en cuanto Éric se despierte seguro que irá a por ellos. Os dejamos el link por si os interesa https://www.airbnb.es/rooms/10819050?s=xAvCZblI

Éric en la playa del Fangar
Acomodados en nuestro nuevo hogar durante los próximos días y con Éric despierto decidimos aproximarnos a la península del Fangar, está muy cerca de donde estamos y en no más de 10 minutos llegamos hasta el parquing de los Vascos en donde hay un restaurante cerrado, mirando hacia el mar tenemos la playa de la Marquesa de 2,5 kms a la derecha y la playa del Fangar a la izquierda, si no encuentras sitio para poner la toalla tienes un problema, estas playas cuando hace buen tiempo son tranquilas y de poca profundidad, ideales para ir con niños.

Flora del Delta
El tiempo no acompaña ya que hace mucho viento y frío, además cada vez hay menos luz y pronto nos damos cuenta que no llegaremos al faro del Fangar que es el atractivo de la punta, por lo que nos dedicamos a hacer algunas fotos,  jugar con Éric en la arena y buscar conchas. Llegamos casi a oscuras al coche para retirarnos a descansar.

Playa del Fangar

sábado, 5 de marzo de 2016

¡Vamos a esquiar!

En este post vamos a compartir nuestra escapada a la nieve. Si nada o nadie nos lo impide cada temporada intentamos hacer una escapada para esquiar, ojalá pudiéramos subir más veces, pero el bolsillo no da para más.

Bajando en trineo
Antes subíamos el mismo día, generalmente los sábados ya que hay menos tráfico de vuelta que los domingos, si había suficiente nieve íbamos a Port del Comte y si no a Pas de la Casa en Andorra entrando por Puigcercá para no tener que pasar por el traficazo de entrada a Andorra.

Cargado de nieve
Hace unos años descubrimos que había otra opción que suponía disfrutar más de la nieve y vimos que había un portal www.esquiades.com que tenía ofertas de alojamiento con el forfait incluido a buen precio y la verdad, poder esquiar 2 días mejor que 1 y si llegas el viernes el sábado te acercas a las pistas y no te has pegado el madrugón del siglo para estar a primera hora. Port Ainé tiene el aliciente de que el forfait no es de los caros, así que un punto más a su favor.

Elena y Éric
Nosotros la primera vez que lo probamos fue en Sort para ir a esquiar a Port Ainé y la experiencia fue tan buena que desde entonces cada año repetimos, de cara a la temporada que viene puede que cambiemos de pistas para variar un poco, lo bueno que tienen estas es que no suele masificarse y hasta ahora hemos tenido bastante suerte y no paras. Ahora con Éric cambia un poco a pesar de que son unas pistas que disponen de parque de juegos para los mas pequeños, aunque nuestro pequeño aún no tiene la edad para disfrutarlo, hay un inconveniente y es que cada vez que tienes que acercarte a las pistas hay que hacer unos 30 minutos de coche montaña arriba. Existe la posibilidad de dormir en el Hotel de la estación, pero es una opción más cara y te limitas al hotel, si hace mal tiempo no puedes bajar a los pueblos que hay abajo.

Elena en el Pic de L'Orri
Así que lo más seguro que el año que viene escojamos una opción mas cómoda para todos.

Por otro lado los alojamientos que hemos cogido en Sort suelen estar bien, hay la opción del apartamento y si vas con amigos o en familia puedes cocinar por lo que el presupuesto para el fin de semana baja. En Sort hay una oferta de restaurantes bastante buena y para todos los bolsillos.

Éric haciendo un muñeco
Así que animaros y si os gusta esquiar y queréis llegar con las pilas cargadas y no pegaros la paliza de subir y bajar en el día, esta es una buena opción y si conseguís ir con amigos o familia será mas divertido.

A -18º ¡Qué frío!