martes, 22 de marzo de 2016

Punta de la Banya

Desde la cama de nuestra casa temporal podemos apreciar que vamos a tener un día diferente al que pintaban las previsiones y parece asomar el sol, son buenas noticias ya que con otro día de lluvia íbamos a tener un pequeño problema para ver qué podríamos hacer, así que manos a la obra.

Éric circulando
Hoy vamos a dirigirnos hacia el sur del Delta, nos han recomendado visitar la  playa de los eucaliptos, así que después de atravesar el puente nuevo que une Deltebre con San Jaume D'Enveja, ya hasta hace muy pocos años la manera que había para cruzar el río era en una barcaza, hace años tuve la suerte de cruzar sobre ella y la verdad es que era romántico, pero claro en los tiempos que estamos era un atraso para la zona, ahora tienen la barcaza en tierra firme al lado del puente del lado de Deltebre.

A través de la TV-3405 dirección els Muntells llegamos a la zona, no tiene pérdida ya que como su propio nombre indica hay eucaliptos, como ha llovido estos días está todo encharcado, algunos con medidas olímpicas y ya que a Éric le gustan tanto si nos descuidamos y se mete en uno tendremos que entrar nadando, se aprecia una playa enorme y decidimos que la visitaremos mejor cuando tengamos mejor tiempo, ya que hace bastante aire.

Flamencos en la playa del Trabucador
Seguimos con el coche y nos dirigimos a la punta de la Banya siguiendo las indicaciones de las Salinas, no tiene pérdida el desvío está después del Camping, adivinar el nombre, siiii eucaliptos. Por el camino paramos en un mirador de aves para estirar las piernas, bueno es una escusa ya que igual no llevamos ni 30 minutos de trayecto, pero Éric se pega unas vueltas con la moto y se pueden apreciar algunos flamencos.

Éric y sus charcos
Reanudamos la marcha hasta que llegamos a un punto que para seguir hacia la punta de la Banya debemos hacerlo por un camino de tierra que ahora es un barrizal, pero como vemos huellas de otros coches nos animamos a entrar con la duda de si nos quedaremos tirados, al poco nos damos cuenta que es una ruta habitual, incluso pasan trailers que vienen de las salinas de la Trinidad, si ellos pueden nosotros también, la coducción es divertida ya que la carretera es ancha y el coche va deslizándose de vez en cuando sin ser peligroso debido al barro. Hacemos una parada en una zona que parece un merendero y que por lo visto en verano lo utilizan de escuela de Kitesurf. Éric con sus botas de agua se dedica a pasar por todos los charcos que encuentra y nosotros aprovechamos para fotografiar unos flamencos que tenemos a unos escasos 30 metros, ¡qué pasada!

Playa en la punta de la Banya
Después de esta pausa llegamos a través de este camino que transcurre por la playa del trabucador hasta un punto en el que no podemos entrar a las salinas ni continuar hacia la punta de la Banya motorizados ya que es una zona protegida. Por lo que vemos tenemos un faro a 1,5kms pero con el viento y el frío que hace aprovechamos para hacer algunas fotos y disfrutar del paisaje, se ven algunos pescadores dentro del agua creemos que cogiendo almejas.

Barca abandonada
A la vuelta me pido conducir (Quim), yo también quiero disfrutar por el barrizal a Elena no le hace mucha gracia, no sé porque no se fía... pero salimos airosos aunque el coche lleno de barro ya que nos cruzamos con un coche que nos puso hasta arriba, decidimos acercarnos a la Casa de Fusta o casa Verde, en su día era una vivienda que se hicieron construir unos ricachones en el 1929 para pegar tiros en la laguna que hay al lado.

Casa de fusta o casa verde
Vamos con el tiempo justos ya que hemos llegado a las 12:30 y a Éric se le ha desbordado el pañal otra vez, entre lo que bebe y la cantidad de agua que nos rodea estamos apañados, pagamos los 2€ de la entrada y corriendo al baño ya que llueve ooooootra vez, esta vez miramos bien y no hay cambiador por si las moscas, así que en medio del lavabo como si hubiera entrado en boxes le cambiamos lo mas rápido posible para que no pase frío y de pie, un espectáculo, a estas alturas yo creo que no le extraña nada. Entramos después de esta parada en la casa y vemos la exposición en la que explican como es el Delta.

Elena y Éric disfrutando del paisaje
No podemos ver la zona de la Encanyissada por la lluvia, así que volvemos a Deltebre ya que vimos que el menú del Restaurante Nicanor (Carrer Major, 22, 43580 Deltebre) pintaba muy bien, 12€ el menú y los platos apetecibles. Como no podía ser de otra manera, algo habitual aquí ya que todo está relativamente cerca, llegamos en un momento. Éric estaba tan cansado que se durmió y apenas probó la comida. El restaurante no decepcionó nada, tienen una cocina muy buena.

Una vez felices por haber comido tan bien el día había dado otro giro y hasta había aparecido el sol, ¡por fin!, así que decidimos acercarnos a una zona que nos recomendó Mireia cerca de su casa. Nos adentramos es una pista que va justo al lado del Desaigüe de Florença hasta llegar al pequeño puerto D'Illa de Mar donde hay algunas barcas de pesca, aparcamos y salimos a dar un paseo y Éric en su inseparable moto, como no en esta zona hay flamencos, a lo lejos se aprecia el faro del Fangar, le dedicamos bastante tiempo aprovechando que a mejorado el tiempo y para que Éric disfrute jugando.

Detalle barca
Como empieza a oscurecer nos acercamos a Deltebre para como no, comprar algo de arroz y algunas cosillas mas, para tomar algo y retirarnos a pasar nuestra última noche en tan bonito lugar.

2 comentarios:

  1. Se ve muy bonito el lugar, un día compartire fotos de la hermosa vista que tengo a las playas de Cancún :D y desde la oficina de la agencia en un lugar muy lleno devida

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es precioso, tenemos muchas ganas de ver esas fotos.

      Eliminar