viernes, 29 de abril de 2016

La misteriosa guía de Pirán

Suena extraño pues lo es, estamos redactando las entradas del viaje que hicimos en 2007 a Slovenia y viendo información para poder actualizar un poco algo tan antiguo me dio por ver los accesos a la ciudad de Pirán, al suroeste de Slovenia, con el Streetview de Google y casualmente di con una misteriosa guía y se me ocurrió esta historia, cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.


Nuestro protagonista es el hombre champiñón de Google, imagino que a estas alturas ya habréis visto alguno, por si las moscas os pondremos una foto.


Pues bien, nuestro amigo se disponía como todas las mañanas a recorrer otra ciudad más con el champiñón de Google a cuestas para grabar todos los sitios por los que iba pasando, lo que no se imaginaba era que iba  a ser un día diferente y que no tendría que pulsar la opción de Voy a tener suerte del buscador que le paga. Al poco de comenzar su recorrido por la calles de Pirán allí estaba, con su abrigo gris y negro pegando carteles para ganarse la vida una mujer que le llamó la atención.

Pega que te pega
Ella nunca había visto un hombre champiñón y quedo fascinada al instante, no entendía porque llevaba esa prolongación en su cuerpo y él le explicó para que servía y le contó también que llevaba meses caminando registrando todo a su paso, ella sin dudarlo se ofreció a enseñarle su ciudad ya que le parecía un trabajo fascinante. El hombre champiñón ante la oferta se le dibujó una sonrisa en la cara, quien sabe, podrían acabarse sus días de soledad caminando por el mundo y poder compartir sus experiencias con alguien.

Paseando por Pirán
La única condición que le puso ella es que siempre iría delante para mostrarle el camino, es una ciudad pequeña y no quería que la vieran sola con un hombre champiñón, no podía jugarse su reputación con cualquier seta. A él le pareció bien, lo único que deseaba era estar cerca, si tenía que ser con algunos metros entre ellos no sería él quien se opusiese, la soledad se le antojaba más dura.

Ella mientras paseaba delante de él mostrándole la ciudad, le iba contando la historia de su ciudad, no escuchó cuando le dijo que el nombre venía del griego pyr que significa fuego debido a las hogueras del antiguo faro que se levantaron en la ciudad. Su único propósito era no perderla de vista y seguir sus pasos allá por donde fuese. Tan concentrado estaba en seguirla que se acercó demasiado y ella tuvo que recordarle su acuerdo y que lo tenía que respetar.

Parando los pies al hombre champiñón
El hombre champiñón sonrojado le explicó que no se había dado cuenta y que no volvería a pasar, no estaba acostumbrado a estar con alguien y le dijo que por favor le entendiese, ella comprendió su argumento y decidió seguir la ruta. Pasaron junto a un taller improvisado en la calle y siguieron por las estrechas calles de Pirán.

Taller improvisado
A medida que iba transcurriendo el día el hombre champiñón estaba cada vez mas contento ya que creía que gracias a la ayuda de la misteriosa guía, que por cierto ahora se daba cuenta que no sabía su nombre y quizás se lo preguntase al final del recorrido, en el fondo no quería que se acabase nunca esta ciudad, que lástima que no fuese mil veces más grande para poder disfrutar de su compañía más tiempo. De repente ella se paró y le dijo que le gustaría tener una foto de él, por supuesto el accedió, nunca le habían hecho una foto, siempre las hacía él.

Inmortalizando el momento
Lo que a él le hubiera gustado sería poder hacerse una foto con ella, pero no quería forzar la situación como cuando se acercó demasiado, quizás lo propusiese mas tarde. Ya no recordaba cuantas calles habían recorrido, su cabeza no hacía mas que darle vueltas a la situación y no deseaba que se agotasen las calles quería más y más, puede que incluso esa ciudad fuese ideal para dejar de recorrer el mundo que tanto había registrado desde las cámaras que rodean su champiñón.

Despedida
De repente ella se paró en la plaza Tartinijev y le hizo saber que ya habían recorrido todas las calles de Pirán y que sintiéndolo mucho sus caminos se separaban aquí, él le dijo que quizás deberían recorrer de nuevo las calles por si se han dejado algo pero ella es tajante y ya ha dejado claro que el trato solo era conocer las preciosas calles de la ciudad y que por lo tanto ya no podía estar más tiempo con él. En el fondo el hombre champiñón sabía que esto iba a ocurrir y resignado ve como atraviesa la plaza y se pierde en las calles de esta ciudad, quien sabe puede si la volverá a encontrar en otra ciudad, por lo menos la podrá ver siempre que quiera en las imágenes grabadas en streetview, eso sí, borrosa.

A lo lejos desaparece la misteriosa guía de Pirán

La historia es una invención, no será un best seller pero a lo mejor sacamos algunas sonrisas, si queréis perseguir a la misteriosa guía de Pirán os dejamos el link, https://goo.gl/PKsXF5

jueves, 28 de abril de 2016

Homenaje a Álvaro de Leiva.



Fotografías de ocholeguas.com
Hoy en una ponencia de Sergi Reboredo, otro grande de este mundillo, me ha dado la triste noticia de la muerte de Álvaro, de esas que no te esperas por su juventud. Fue hace unos meses y yo, que soy un desastre, no me había enterado. Siempre pensé que me lo volvería a cruzar por algún lado.

Inevitablemente me he puesto a recordar mil anécdotas de este personaje tan particular, y la conversación en la que me pidió que no siguiera con mis estudios de fotografía (ya que sería incompatible con mi trabajo de ayudante suyo) y que él me enseñaría todo lo necesario para ser fotógrafa de viajes. Por suerte o por desgracia no le hice caso, seguí mis estudios y ya nunca sabremos cómo hubiera sido mi carrera si le hubiera seguido.

Mi primer reportaje de viajes fue Andorra en verano, le comenté mi idea y entre otros muchos destinos que rechazó, éste le pareció un buen reportaje. Así que en agosto con cuatro duros en el bolsillo allá que me fui y realicé el trabajo.

Recuerdo el momento de elegir las fotos y a Álvaro diciéndome que iba a ser sincero y si no le gustaban no las escogería. Para sorpresa de ambos, salieron suficientes fotos de esa selección, para construir un reportaje y así poder venderlo a una revista.

En fin, tendría mil cosas que contar, buenas y surrealistas (como era él). Pero desde aquí solo quería hacer este pequeño homenaje en forma de recuerdo a Álvaro de Leiva. Gracias.


Podéis ver algunos de sus trabajos en http://alvaroleiva.com y en los libros Río y Mare.


jueves, 21 de abril de 2016

Barcelona. Gran Casino de la Rabassada


Vamos a retroceder en el tiempo, este fue un viaje pero mas cerca para ver algo del pasado que nos sorprendió.

Imaginemos que hace calor, ya que es 15 de julio pero de 1911, hemos subido a través de la carretera de la Arrabassada que une Barcelona con Sant Cugat del Vallés y entre la vegetación de la montaña de Collserola se levanta ante nosotros un complejo lúdico increíble solo apto para personas acaudaladas, el fabuloso Gran Casino de la Rabassada y hoy es su gran inauguración.

Autor Luciano Roisin
Volviendo al presente después de este viaje imaginario que no lo es, ya que estas instalaciones existieron, hace pocos años nos enteramos de su existencia, por desgracia apenas quedan algunos vestigios de su presencia en la montaña de Collserola.

Lo que queda de la entrada
Parece mentira que algo que marcó una época apenas haya trascendido a nuestros días y que no se pueda apreciar nada de la majestuosidad que tuvo. Este complejo no solo era un casino, si no que también había un parque de atracciones, teatro y un restaurante con chefs provenientes de Francia.

Entrada principal
El casino duró abierto apenas un año, ya que al año siguiente se empezó a perseguir el juego, se comenta que contribuyó también al abandono el hecho de que grandes fortunas se perdieron en sus mesas de juego y corre el rumor de que algunos de estos desafortunados se quitaron la vida allí para no afrontar tal humillación ante sus familiares, hasta se cree que el casino tenía unas salas habilitadas para que estas personas pudieron acabar con su vida de manera discreta.

Balcón principal
Lo que acabó con el negocio fue la prohibición expresa del juego por parte de Primo de Rivera. Cuando parecía que gracias a la Exposición Mundial del 1929 empezaban a levantar cabeza la crisis de los años posteriores acabó con su actividad por completo para después llegar la guerra civil y darle el último golpe a estas instalaciones tan singulares.

En el año 1940 el complejo se derribo y apenas quedan algunas señales de que algo así estuvo tan cerca de Barcelona.

Escaleras
Dimos una vuelta por lo que queda, no llegué a explorar tan en profundidad como otras personas que han estado por allí, es una pena que se haya perdido algo así tan reciente, suerte que aún se pueden ver algunas fotos de cómo fue.

Si queréis mas información sobre estas instalaciones existe un libro donde explica toda la historia:

http://www.vienaeditorial.com/mostrarllibre.asp?ididioma=2&idllibre=743

Incluso existen algunos videos en el que se puede ver un video como era, os dejo un link:

https://www.youtube.com/watch?v=ybJLo50umWA

lunes, 11 de abril de 2016

Ullals de Baltasar

Os estaréis preguntando, ¿pero no han dicho que han estado 3 días?, es cierto estuvimos 3 noches, así que esto es un bonus track. El día de nuestra marcha de la zona decidimos acercarnos de nuevo a la casa de fusta ya que el día anterior no pudimos disfrutar de la Encanyissada y nos queríamos despedirnos de la zona sin disfrutar del paisaje.

L'Encanyissada
Una vez recogidos los bártulos y despedirnos de nuestra anfitriona con un "hasta pronto" nos pusimos en marcha. En la Encanyissada hay un mirador donde se puede aparcar el coche y desde este apreciar la belleza del lugar, hay diferentes tipos de aves y llegamos a ver algún águila, pero no tuvimos la suerte de poder fotografiarlo, después del paseo nos acercamos a la casa de fusta donde hay otro mirador justo en frente y desde el que se puede ver la laguna, tuvimos la "suerte" de coincidir con un grupo bastante numeroso de niños que estaban de excursión con sus monitores, así que silencio no es que hubiese mucho, de hecho los monitores para decirles que estuviesen en silencio lo hacían gritando, cosas de la vida.

Desde el mirador de la Casa de Fusta
Junto a la casa de fusta hay un restaurante y tienen algunos animales de granja enjaulados que se pueden ver, además se pueden alquilar bicicletas.

Volvemos al coche y sin prisa y cogiendo caminos alternativos nos acercamos a los "Ullals de Baltasar" nos despistamos un poco pero lo conseguimos. Son unas surgencias permanentes de agua dulce, hay varios que los recorre un sendero que no es circular pero el recorrido es muy corto, eso si, si vais con niños vigilarlos bien ya que en un despiste podrían caer dentro y alguno tiene hasta 7 metros de profundidad.

Una de las surgencias
El lugar es muy bonito lleno de eucaliptos y en algunos hay nenúfares, es muy curioso y nada tiene que ver con lo que hemos visto estos días, si podéis hacerle una visita.

Nenúfares en els Ullals
Dicen que que es bueno dejar cosas por ver en un viaje, así ya tienes excusa para volver, en este nos han quedado muchas debido al mal tiempo, pero mas que nada por verlas con sol que cambia mucho y alguna excursión que nos hubiera gustado hacer, además no pudimos hacer un paseo en bici, esta zona es ideal para hacerlo con niños o si no te gusta sufrir sobre las 2 ruedas, ya que todo es plano. También cambia mucho el paisaje con los campos sembrados y eso lo queremos ver.

Raices buscando el agua