lunes, 12 de junio de 2017

Alcover, viaje al pasado.

A principios de Abril participamos los tres en un Blogtrip de BcnTB de la cual somos socios junto a más compañeros, la verdad es que era una propuesta bastante interesante ya que íbamos a visitar el Museo de Alcover, la fábrica de cerveza Rosita hacer un paseo hasta la cascada del Niu de L’Aliga y para rematar una Calçotada en el Mas de Forés que nos ofrecía la Fundación Ginac, con este programa, ¿quien no se iba a apuntar?


Creando un fósil
La cita era a las 10h en el Museo  y nosotros llegamos cuando todo el grupo estaba visionando un video en el que explican cómo se descubrió este hallazgo geológico tan importante y como se forman los fósiles a Éric ver que estaban pasando una película ya le hizo captar su interés.

Los de verdad
El museo se encuentra ubicado en la antigua casa noble de Ca Batistó desde el año 90, pero fue fundado en 1967, con sus 50 años de historia y una reforma reciente que hace que sea más interactivo y en el nos muestra por un lado la exposición de fósiles y por otro la vida burguesa.

Un museo para interactuar
Después del audiovisual pasamos a la parte más divertida que fue hacer nuestro propio fósil con yeso, nos lo pasamos todos muy bien, sobre todo Éric. Mientras nuestros fósiles se endurecían en poco tiempo sin tener que esperar miles de años pasamos a ver los de verdad que proceden de una cantera próxima y donde se han descubierto fósiles marinos del Triásico únicos en el mundo a continuación pasamos a descubrir cómo vivía la burguesía a finales del siglo XIX principios del XX  en una exposición con la que puedes interactuar.

Clases de ceba
Acabada la visita cultural nos esperaba la fábrica de cervezas artesanales Rosita que tiene su sede en un polígono justo al lado de Alcover.  Un experto en la fabricación nos explicó los diferentes tipos de Malta, fermentaciones y como elaboran ellos la suya, eso sí, sin contarnos su fórmula secreta, además conocimos a la hermana de Rosita, Carmen.


Aquí nace Rosita y Carmen
Después de esta clase magistral sobre cervezas que fue muy interesante, pasamos a la parte práctica y junto a unos aperitivos pudimos degustar esa cerveza artesana, además nos sorprendieron con el escanciado de una cerveza negra y otra rubia en el mismo vaso sin mezclarse, a mí personalmente (Quim) me gustó mucho la cerveza negra, con este buen sabor de boca tocaba pasar al siguiente nivel.

Parte del equipo
Para abrir el estómago nos dirigimos a Mas de Forés que está a unos 3 quilómetros de Alcover, dispone de un parquing que cuesta 5€, esto se debe a que con esta aportación pueden mantener la zona que dispone de parque infantil, mesas de picnic y baños en una zona en la que está lo que queda de tres antiguos molinos donde hacían papel, todo esto lo gestiona la Fundación Ginac.

Las vistas desde Mas Forés
Cómo íbamos bastante justos de tiempo, no pudimos hacer la ruta hasta el niu de L’Áliga, así que tendremos que volver para poder disfrutar de este famoso salto de agua, a cambio hicimos una ruta más corta en la que Éric ya se encontraba cansado y se negaba a caminar por lo que se quedó en la zona de Mas de Forés con Elena y yo hice la pequeña excursión con el resto de compañeros, a la vuelta ya estaba esperándonos la Calçotada donde pudimos descansar de esta agitada e interesante mañana.

El molino


jueves, 1 de junio de 2017

Disfrutando en familia. "Trobada Familias en Ruta"

Una de las cosas que tiene ser papis, es una búsqueda constante de nuevos planes y aventuras en familia y así hace un par de años descubrimos los encuentros que organizan Familias en Ruta, www.familiasenruta.com, pensadas para familias viajeras que quieren inspirarse y disfrutar unos días con los peques rodeados de un montón de actividades.

Max y Susana abriendo la Trobada
Hasta ahora Éric era un poco peque, pero ya con 3 años hemos pensado que era el momento ideal para apuntarnos. Así que liamos a unos amigos y a su niña, y reservamos nuestras plazas en la web de Familias en Ruta y un bungalow para todos en el Ecocamp Vinyals donde pasaríamos todo el puente de mayo.

Las mesas preparadas para el picnic
La verdad es que nos hacía mucha ilusión esta quedada, salir unos días, relajarnos y disfrutar con las actividades que nos ofrecían, sabíamos que sería muy divertido. Así que el viernes por la tarde llegamos al camping, invadimos el bungalow (no se cómo lo hacemos pero a los 5min de llegar a un nuevo alojamiento, parece que las maletas revientan y plagan la habitación de cosas) y nos fuimos a la charla de bienvenida que hacían Max y Susana.

Al final y como vendría siendo la tónica durante los siguientes días, tuvimos que ir siguiendo el ritmo de Éric (que mucho tiempo en una sala encerrado no aguanta) y Quim fue el que se quedó hasta el final de la charla. Donde a cada familia nos dieron una tuerca o un tornillo de diferentes tamaños y debíamos buscar entre el resto de las familias la pareja que encajase, de este modo fuimos conociendo a otros asistentes. Una manera original y divertida de romper el hielo.

Taller de juego y creatividad de María Folch
La cena consistió en un pica pica con comida que compartimos entre todos, la gran ganadora fue la tortilla de patatas (estaba como no, en casi todas las mesas) y fue otra buena ocasión de seguir conociendo gente.

Con la emoción de Éric y Luana (la peque de nuestros amigos), por ir juntos de vacaciones a una casa de madera, nos fuimos a dormir ya que el sábado estaría plagado de actividades.

Elena durante la Gincana
Nuestra agenda del día estaba repleta y empezamos con el taller de juego y creatividad. Allí pintamos, creamos con piñas, cartones, palos, cuerdas...en fin cada uno a lo suyo y con su imaginación, Éric fue probando todo y lo disfrutamos un montón. Después nos apuntamos a la gincana, donde de nuevo nos unimos a otras familias, y por equipos fuimos pasando pruebas, encontrando pistas y ¡pasándolo pipa! Los niños encantados y los padres disfrutando como niños ¡qué recuerdos! la de gincanas que he hecho en los campamentos y lo que me encantaba enguarrarme...



Nuestra amiga Fernanda disfrutando en el taller de experimentación
Aquí conocimos a una familia de Pamplona, habían venido con sus cuatro niños y estaban preparando su primer viaje largo con los peques. Se irán a recorrer Europa en caravana a partir de septiembre y durante 3 meses, ¡envidia total! Solo falta que se animen y creen un blog para poder seguirlos, si lo hacen ya os informaremos.

Con tanta emoción y actividad, tocaba parar un poco y comer, además los peques echaron la siesta y así cogieron fuerzas para la tarde donde nos esperaban diferentes actividades, como la visita a la granja, donde dimos de comer a los animales y cuentacuentos.

Myriam de Nosaltres4viatgem
Aquí me detengo para hablaros un pelín del entorno donde nos encontrábamos, el ecocamping, como su nombre indica es ecológico, eso implica que está repleto de árboles frutales, plantas aromáticas, y diferentes rincones como la granja y una charca, donde tienen cabida diferentes animales. Es totalmente respetuoso con el ambiente y la naturaleza, y un puntazo a favor es que los coches se quedan fuera, por lo que los peques estaban "asalvajados", corriendo de un lado para otro, entre el bungalow, las actividades, el parque y todo en un entorno muy seguro para ellos. Además tiene una gran visión hacia las familias con niños, por lo que hay juguetes por todas partes, campo de futbol, mesas de ping pong, un árbol con casa incluida y un parque donde los peques disfrutaron de lo lindo.

El huerto del Ecocamping
Mientras para los adultos también había opciones y Quim pudo disfrutar de la charla de Nosaltres 4 Viatgem, donde Myriam habló del intercambio a través de couchsurfing y otras maneras de alojamiento colaborativo en familia. Nosotros por medio de Couchsurfing conocimos a nuestras amigas Sonia y Clara de Vietnam, que nos hicieron de guías por Hanoi y fue también una gran experiencia.

Makuteros contándonos sus aventuras
Tras la cena en nuestra casa de madera, nos fuimos a la sesión de cine que nos proponían, "El Principito", preciosa película de dibujos y por suerte para mi, Éric decidió que no podía más 10 minutos antes de acabar la peli así que nos fuimos a dormir. Menos mal, sino ya me tenéis llorando a moco tendido con la peli, jeje.

La Compañía "Ortiga"
Éric y Luana tocaron diana pronto, así que desayuno en familia y de nuevo dispuestos a disfrutar de las actividades y del camping. Otra vez visita a los animales en la granja, donde los peques lo pasaron pipa, taller de madera donde las mamis nos enganchamos  y cuando nos dimos cuenta los peques se habían ido al parque... Mientras estábamos allí Quim y David se fueron a un taller muy interesante sobre educación no violenta. Habíamos planeado hacer una barbacoa para comer, así que David antes de irse al taller, encendió el fuego y empezó el proceso, tardaron tanto que por poco nos quedamos sin brasas, así que fuimos adelantando y cuando volvieron nos pusimos las pilas y terminamos comiendo la mar de bien.

Por la tarde tocaba actividad a tope; mesa de luz, cuentos, pintura de caras y un espectáculo que nos encantó de marionetas y clown de la compañía Ortiga. Realizaron una bonita representación y de una manera muy original nos hablaban sobre la inmigración, donde una niña persigue una nube, pasando así diferentes dificultades.

Noche de fuego y percusión
Quim disfrutó de la charla de Makuteros Family Run,  donde hablaron de su larga experiencia grabando sus viajes para emitir en televisión y la cantidad de dificultades que pasaron hasta conseguirlo y dejarnos claro que no se ganarán la vida con esto ya que es un mundillo bastante complicado. Nosotros habíamos seguido el programa en televisión, así que fue genial poder asistir.

Esta vez no hacía falta hacer la cena, nos dieron la opción de que nos sirvieran pizza, por lo que nos apuntamos en la lista pertinente y cuando vimos que llegaba allá que fuimos a por nuestros trozos. Menos mal que fuimos pronto, porque aunque en general el puente fue muy chulo, la organización de la cena fue un poco desastrosa y por lo que nos dijeron no calcularon bien y no hubo pizza para todos. Y siento decirlo, pero encima no estaban ni buenas ni sabrosas... en fin, espero que a la próxima cambien el menú o la empresa que lo sirvió.

Road4World con su taller de emprendimiento
Estábamos a punto de vivir uno de los momentos más divertidos y donde Éric disfrutó un montón, la noche de fuego y percusión. Nos acercamos a la hoguera y poco a poco nos invadió el ritmo, al final terminamos bailando como locos y Éric decía "papá no me quiero marchar", aunque al rato le venció el sueño y cambio de opinión, jaja. Fue divertidísimo.

Lo que tiene tanta actividad es que no solo los peques caen como tablas, todos tomamos horario infantil y creo que ¡hacía mucho que no dormía tantas horas!

Taller de material reciclado
Así de repente nos plantamos en el último día, donde medio estuvimos en la charla de Road 4 World, donde hablaban de viajes y emprendimiento y como conseguir realizar tu sueño, y digo medio estuvimos porque llegamos a medias y nos fuimos antes, ya que preferimos ir fuera a realizar más actividades con Éric. Taller de material reciclado (que terminé haciendo yo) y la cuentacuentos más divertida del puente, de la mano de Maricuela. ¡Nos reímos de lo lindo!

La divertida Maricuela
Como guinda final a estos días tocó moverse un poco con rumba catalana del grupo “El Tinglao”, bueno tengo que decir que no es mi estilo, pero creo que a la gente le gustó ;) Tocaba comida en grupo, una paella esta vez realizada por la cocina del camping, por 10€ nos dieron un plato de paella, ensalada, agua y postre. Al principio las raciones eran ajustaditas, creo que no querían que pasara como la noche anterior, pero cuando todo el mundo estuvo servido dieron la posibilidad de repetir.

En resumen, tres días intensos donde no paramos y lo pasamos pipa. Super recomendable para familias viajeras o que no lo son pero quieren pasar unos días divertidos en un entorno que está muy bien. ¡Esperamos poder repetir al año que viene!

Broche final con "El Tinglao"