martes, 27 de febrero de 2018

Cabárceno, ¿Parque o Zoo?

Ya que estábamos en Santander nos decidimos a probar suerte y acercarnos al Parque de la Naturaleza de Cabárceno, lo de la suerte era por la climatología que no estaba de nuestro lado, de hecho cuando llegamos llovía un poco pero en algunos momentos durante la visita conseguimos ver el sol.
La mirada del oso
No somos amantes de los animales en cautividad, no nos gusta, el zoo de Barcelona nos parece vergonzoso ya que hay animales que viven en jaulas ínfimas. El parque está situado en una antigua mina de extracción de hierro a cielo abierto en una zona kárstica espectacular.
Los grandes espacios, el del tigre
En diciembre es temporada baja y a pesar de ser sábado no hay mucha afluencia, también hay que tener en cuenta que hace mal tiempo. Comenzamos la visita por los gorilas vemos que no hay ninguno porque cuando las condiciones climatológicas no son adecuadas están en un recinto interior.
Un gorila en el recinto donde están cuando las condiciones no son adecuadas
Al lado hay una gran extensión en la que hay tigres, algunos en unos recintos pequeños porque han llegado recientemente y pone que se están adaptando en un cartel. A pesar de tener mucho espacio para moverse consideramos que hay animales que se les debe de hacer pequeño ya que como ocurre con el guepardo no creemos que pueda nunca a correr a la velocidad de la que son capaces de alcanzar en el recinto en el que viven.
Líneas y más líneas
La zona en la que se encuentran lo osos pardos equivale a unos 60 campos de futbol, bastante grande, pero también vimos muchos osos, coincidió con la hora de la comida. Entró un 4x4 y por la parte trasera fueron suministrando una gran cantidad de alimentos, pescado, pan, pollo, zanahorias...
Algo que no nos gustó fue que justo detrás entró un vehículo del parque con visitantes que imaginamos habían pagado algún pack para estar más cerca y la persona que iba junto al conductor estaba haciendo fotos con flash, lo que podría molestar a los animales.
La zona de los elefantes
El entorno es precioso y al no haber mucha gente es más agradable la visita, imaginamos que en temporada alta puede que haya mucho bullicio y no sabemos hasta que punto puede ser molesto para los animales. Éric disfrutó viendo las diferentes especies y le íbamos explicando cosas sobre ellos.
Los avestruces
Hicimos una parada para comer en un restaurante del parque junto a los avestruces, los precios no nos parecieron excesivos, si preferís podéis comer fuera del parque, te permiten salir y volver a entrar.
El guepardo
Éric iba loco por subir al Telecabina y encima tuvimos la suerte de coger uno de los pocos que tienen el piso transparente por lo que aún fue más divertido. Desde las alturas aún son más espectaculares las vistas y cuando llegamos a la otra punta bajamos y pudimos ver los enormes rinocerontes.
Una pequeña disputa
Volvimos al telecabina, empezaba a bajar la temperatura y ha hacer frío y además se acercaba la hora del cierre. Así que volvimos al coche que por cierto no os lo hemos dicho, recorres el recinto en vuestro propio vehículo por lo que tú decides donde ir y qué ver, a pesar de ello vimos que en un día es imposible ver todo el parque tranquilamente.
El entorno también merece la pena
Una vez en la zona de la entrada fuimos a ver las serpientes, algunas estaban en terrarios muy pequeños y al lado estaban haciendo un espectáculo con leones marinos donde no quisimos entrar para que Éric no viese algo así.
Un imponente rinoceronte
En resumen, para nosotros es un parque zoológico con más extensión pero siguen estando en cautividad, vimos especies que disponen de bastante terreno, lo de los leones marinos no nos gustó nada, ni el acceso de visitantes al interior de los recintos. Por otro lado el centro hace otras labores de protección y educacionales. Siempre apostaremos por la libertad de cualquier ser vivo.


4 comentarios:

  1. Yo recuerdo que fui en 2001 o así, y me pareció que los animales tenían muuuuuuucho espacio (En comparación al zoo de Barcelona), que ya es una pequeña mejora, aunque aun haga falta trabajar en ese sentido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En general muchos animales disponen de espacios bastante grandes, pero hay especies que por su condición natural por muy grande que sea el recinto siguen notando esa cautividad, como hemos comentado con el guepardo, pero entendemos que algunos animales que hay en Cabárceno vienen de sitios en los que estaban en peores condiciones y aunque sigan en cautividad tendrán mejor vida que en su antiguo alojamiento.

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho el enfoque de tu relato porque es realista. Comparto tu criterio sobre los animales en parques fuera de su hábitat.Y me parece muy bueno que hayas llevado a Eric porque puedes ir explicándo ese concepto sobre los animales en cautividad, pero también que pueda ver in situ especies que sólo puedan ver en fotografías muchas veces.Saludos cariñosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que existe y debe conocer, pero también entendemos que como en el caso del Zoo de Barcelona no queremos que vea los animales en esas condiciones porque lo mejor es que estén en libertad, una parte del trabajo de Cabarceno es bueno, aunque cojeen en otros aspectos. Gracias y Saludos!!

      Eliminar