martes, 6 de marzo de 2018

Mallorca. Asaltamos sin resistencia el Castillo de Bellver y visitamos la iglesia de Cristal.

Cuando hace mal tiempo hay que reservar las visitas bajo techo para eso momentos, teníamos planeado visitar el precioso castillo de Bellver en Palma de Mallorca y aunque las fotos de exteriores no iban a quedar tan espectaculares que con buen tiempo, por lo menos podríamos hacer algo.

Exterior y entrada principal
Cómo estábamos durmiendo en Palma, al castillo no tardamos nada en llegar, aparcamos en un pequeño aparcamiento frente a las taquillas y con nuestros paraguas nos acercamos a comprar las entradas protegidos de la persistente lluvia. Éric mientras haya charcos encantado.

Interior del castillo
Lo curioso y original de este castillo es su forma circular y es lo que le hace destacar del resto, las cuatro torres están orientadas a los diferentes puntos cardinales y la construcción fue ordenada construir por el rey Jaime II de Mallorca en el 1300.

Torre del homenaje
Los fosos son impresionantes y tras cruzar la puerta principal accedemos al patio central, que también es circular con un pozo en el centro. Cómo es temporada baja y hace mal tiempo no vemos mucha gente a pesar de ser sábado, así que disfrutamos visitando las diferentes estancias y conociendo los secretos de la fortaleza sin chocarnos con nadie.

Segunda planta
Conociendo la historia de Palma y de los antiguos moradores del castillo vamos recorriendo el castillo hasta ascender a la parte superior desde donde se puede ver la posición privilegiada donde está ubicado, Éric se lo pasó bomba escondiéndose y corriendo de un lado a otro.

Vista del patio interior
Comenzamos el descenso y pasamos por información en donde nos dijeron que disponen de una App para la audioguía pero para iphone no funciona, solo para el resto de sistemas operativos, que le vamos a hacer.
Vista desde el Castillo
Una vez finalizada la visita nos volvimos a Palma en dirección a Can Pastilla para comer, lo malo de ser temporada baja es que muchos restaurantes no están abiertos y los que recomiendan que se come bien estaban todos cerrados, así que improvisamos y comimos en el Restaurante Nogués unos espaguetis bastante buenos.
Museo previo a la iglesia
El objetivo de parar en Can Pastilla era para acercarnos a la Iglesia de Cristal, tenemos que reconocer que hemos ido unas cuantas veces a Mallorca por trabajo y ocio y nunca hasta hace poco habíamos oído hablar de ella, pero cuando vimos fotos del interior no podíamos irnos sin visitarla.

Interior de la iglesia
La Iglesia Madre de Dios de los Ángeles está dentro del recinto de la Porciúncula, hay un parquing gratuito en el interior. No se puede acceder directamente a la iglesia, hay que pasar por la Portería donde se encuentra la taquilla, desde donde inevitablemente deberemos atravesar un museo en el cual se puede ver la evolución del turismo en la isla y otro atestado de múltiples piezas, desde monedas, aparejos para el campo, espadas, ánforas, de todo.

Detalle de una de las vidrieras
Tras atravesar el museo donde Éric no tenía muchas ganas y el abarrotamiento de objetos hacía perder las nuestras llegamos a la iglesia. Desde el exterior no te puedes imaginar lo que vas a ver desde dentro, es impresionante ya que prácticamente todas las paredes son vidrieras, en total 39, un estallido de colores que lo inundan la estancia y en el que el altar preside el centro del templo.

Altar en el centro de la iglesia
Estamos prácticamente solos por lo que tras hacer las fotos, el lugar invita a sentarte un rato y admirar la belleza y los juegos de luces que ofrecen las vidrieras. Así que con este buen sabor de boca volvimos sobre nuestros pasos atravesando de nuevo el museo hasta salir al exterior en el que el sol por fin se dejaba ver y volvimos a Palma.

Puerta de acceso principal



No hay comentarios:

Publicar un comentario